Manos en señal de protesta

 

Este martes, un juez del Tribunal Superior de Inglaterra y Gales anunció su decisión de hacer permanente una zona de exclusión de protestas alrededor de una escuela primaria en Birmingham en donde personas, mayoritariamente pertenecientes al islam, organizaron protestas en contra de las lecciones de educación sexual de los alumnos y de las relaciones LGBT.

Las protestas fueron organizadas por Shakeel Afsar, su hermana Rosina y Amir Ahmed afuera de la escuela Anderton Park en Birmingham, quejándose de que se enseñara a los niños el respeto y la inclusión de las personas diferentes orientaciones sexuales. Con pancartas en que se leía “Adán y Eva y no Adán y Steve” y cantos que decían “Dejen a los niños ser niños”, estos tres, junto con otros, manifestaban su total desacuerdo a la enseñanza de educación sexual y de las relaciones LGBT.

El pasado mes de mayo se reunieron casi 300 personas y durante esa jornada un imán dijo que en esas lecciones se enseñaba sobre sexo anal, pedofilia y transexualidad. Después de esta gran concentración, el Consejo de la ciudad de Birmingham decidió llevar el caso ante los tribunales pidiendo que no se permitieran estas protestas afuera de la escuela por el malestar que generaban entre los alumnos, los maestros y los vecinos de la zona.

En junio el juez Mark Warby concedió una restricción temporal a las manifestaciones en una zona delimitada. En octubre se verificaron tres días de audiencias y este martes 26 de noviembre el juez dio a conocer su decisión de hacer permanente la prohibición de organizar protestas en la zona de exclusión delimitada.

En su decisión el juez dijo que los manifestantes habían tergiversado gravemente lo que se enseña en la escuela y ocasionado una significativa reacción adversa en los niños, maestros y residentes locales.

En esta misma sentencia el juez Warby decidió levantar la restricción que impuso para que en redes sociales los organizadores de las protestas manifestaran su desacuerdo con la materia.

En conferencia de prensa ofrecida tras la noticia de la decisión, los organizadores de las protestas hicieron saber que planean presentar una apelación y que mientras seguirían protestando en el límite de la zona de exclusión.

Por su parte, Tim O’Neill, director de educación y oficios del Consejo de Birmingham dijo que la decisión había vindicado a la escuela y protegido a la comunidad de niveles crecientes de comportamiento antisocial.

“Como este caso ante el tribunal ha demostrado, permanece una brecha entre la realidad de lo que se está enseñando y lo que no se está enseñando en las escuelas. Protestas de este tipo solo sirven para atraer elementos marginales cuyo objetivo es avivar la división y el odio. Nosotros, por tanto, continuaremos alentando a cualquier padre preocupado para que se involucre con la escuela para tener discusiones constructivas y abordar cualquier problema.

“Mirando al futuro, es importante recordar que el Departamento de Educación está introduciendo educación obligatoria en relaciones para el próximo año, para ayudar a los niños de todos los entornos a entender la sociedad en la que están creciendo y fomentando el respeto hacia otros y hacia las diferencias”.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net