Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 284
powered by social2s
Diego García, Chagos

 

El plazo de seis meses que el pasado mes de mayo la Asamblea General de las Naciones Unidas otorgó al Reino Unido para regresar a Mauricio la soberanía del archipiélago de Chagos venció, sin que ese país europeo haya cumplido la resolución. Por tal motivo, Mauricio lo ha calificado como un país colonialista ocupante ilegal de territorio.

La controversia que lleva dirimiéndose muchos años y en varios frentes se refiere al archipiélago de Chagos, un territorio que por “derecho de conquista” pertenece a Gran Bretaña y desde 1965 forma parte del territorio de ultramar llamado Territorio Británico del Océano Índico (Biot). Consta de varias islas, siendo la principal la de Diego García. En la década de los años 60 vivían en el archipiélago unas 300 familias, pero en 1967 Gran Bretaña concesionó por 50 años renovables el uso de la isla a Estados Unidos para el establecimiento de una base militar. Por ello los habitantes fueron desalojados de su tierra entre 1967 y 1973 y trasladados a Mauricio.

Los chagosinos que han sido expulsados han buscado por todos los medios regresar a su territorio original y Mauricio ha pretendido que se le entregue la soberanía de las islas bajo el argumento de que fueron despojados de las islas como una forma de coacción para lograr la independencia de los británicos en 1968.

Mientras los chagosinos llevaron su caso para regresar a Diego García hasta la Suprema Corte de Justicia del Reino Unido, sin éxito, cabe señalar, Mauricio presentó la controversia ante la Corte Internacional de Justicia, CIJ, que en febrero de este año le concedió la razón: “La continua administración [del Reino Unido] es un acto ilícito”, dijo el presidente de la CIJ, el juez Abdulqawi Ahmed Yusuf, al rendir el veredicto. “El Reino Unido tiene la obligación de dar por terminada su administración del archipiélago de Chagos tan pronto como sea posible y todos los estados miembros deben cooperar con las Naciones Unidas para completar la descolonización de Mauricio”.

La decisión, sin embargo, fue una opinión y no una sentencia y se dejó a la Asamblea General el resolver cómo y cuando esa soberanía debía regresar a Mauricio.

El máximo órgano de la ONU tomó esa resolución en mayo con 116 votos a favor y solo 6 en contra, concediendo a los británicos un plazo de seis meses para regresar el territorio a Mauricio. Vencido el plazo, sin embargo, esta resolución no ha sido cumplida.

¿Qué sigue? Un largo proceso en el que se deberán definir sanciones a imponer porque estas no fueron definidas. Así, es probable que el caso regrese a la CIJ y de aquí a que se revise, se discuta y se decida, probablemente otra generación de chagosinos habrá muerto sin haber podido regresar a su tierra.

Una vez más vemos como las instituciones, que se defienden con vehemencia cuando así conviene a los intereses de los poderosos, muestran su gran fragilidad cuando el que ha vencido es David y no se puede obligar a Goliat a ser un caballero y cumplir su parte del trato.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s