Mazo judicial

 

El jueves de la semana pasada, el Tribunal Superior en Nairobi, Kenia, falló a favor de Mwende Mwinzi, de 48 años, nominada por el presidente Uhuru Kenyatta para ocupar el cargo de embajadora de Kenia en Corea del Sur.

El nombramiento, aunque fue aprobado por el Comité de Defensa y Relaciones exteriores de la Asamblea Nacional de Kenia, hizo una anotación según la cual, antes de tomar posesión del cargo, Mwende Mwinzi, nacida en los Estados Unidos, debía renunciar a la nacionalidad estadunidense.

La Constitución de Kenia de 2010 dispone en su artículo 78 (1) que “una persona no es elegible para un cargo de elección u oficina de Estado, salvo que la persona sea un ciudadano de Kenia; (2) Un funcionario de Estado o miembro de las fuerzas de defensa no debe tener doble nacionalidad”. Estas disposiciones no aplican tratándose de jueces y miembros de comisiones y de personas que hayan sido hechos nacionales de otros países por mandato de ley de ese país, sin posibilidad de exclusión, según expone la sección (3).

Conforme con la Ley de Liderazgo e Integridad, los funcionarios de estados son también funcionarios públicos por lo que los “enviados”, es decir, integrantes del cuerpo diplomático, son funcionarios públicos y, como tal, se aplica lo dispuesto en el artículo 31 (2) que dispone que cualquier persona con doble nacionalidad no puede asumir un cargo de elección o un nombramiento si no ha renunciado antes oficialmente a la otra nacionalidad, esto de conformidad con la Ley de Ciudadanía e Inmigración de Kenia de 2011.

Mwende Mwinzi, sin embargo, alegó ante el tribunal que estas disposiciones no le son aplicables porque ella no eligió la ciudadanía estadunidense ya que la obtuvo por nacimiento. Ella es hija de una ciudadana estadunidense y de un profesor keniano y aunque nació en los Estados Unidos, fue criada y educada en Kenia hasta que regresó al país americano a cursar estudios universitarios.

“Mi ciudadanía estadunidense fua adquirida por nacimiento y, como tal, mi ciudadanía o el proceso para obtenerla fue una consecuencia de circunstancias fuera de mi control”, explicó la nominada a la embajada. “Yo no participé de la decisión de nacer en los Estados Unidos y no puedo optar por no tomar esa decisión. El Artículo 78 (3) (b) solo debe ser aplicable a personas que optaron por la ciudadanía y su renuncia sería el proceso de exclusión”.

Para tomar posesión del cargo de embajadora en Corea del Sur, Mwende Mwinzi presentó su caso el pasado febrero ante la División de Derechos Humanos y Constitucionales del Tribunal Superior. El 14 de noviembre el juez James Makau falló a favor de la peticionaria señalando que a ella aplica la excepción prevista en la Constitución por lo que no debe renunciar a su nacionalidad, anotando, que el puesto a desempeñar es de funcionario público por haber sido nominada por el presidente, y no un funcionario de estado.

Sin embargo, el juez Makau señaló que Mwende Mwinzi presentó su caso prematuramente puesto que el proceso para ratificar su nombramiento al cargo de embajadora no ha sido completado.

Es poco probable que esta situación quede resuelta aquí, puesto que los opositores políticos al gobierno probablemente seguirán contendiendo el nombramiento.

Más información allafrica.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net