Mazo y birrete

 

El Tribunal Penal Central de Londres, conocido como Old Bailey, encontró culpable de dos homicidios cometidos en 1988 a Michael Weir, un hombre ya había sido condenado por uno de ellos, pero cuya sentencia fue anulada por un tecnicismo.

Con la sentencia de culpabilidad, Michael Weir se convierte en el “primer hombre condenado en ser condenado dos veces” en la historia penal moderna de Inglaterra y Gales.

Conforme con información presentada ante el tribunal penal, el 28 de enero de 1998 Michael Weir entró a robar a casa de Leonard Harris, de 78 años. Para quitarle un reloj de 18 kilates que le había quitado a un soldado alemán durante la Segunda Guerra Mundial, así como un anillo de oro, golpeó al anciano y a su esposa, dando muerte al esposo y dejando malherida a la esposa que sufría demencia.

Durante la investigación del homicidio se encontró la huella de una palma de mano en la puerta de la recámara, pero la policía no pudo encontrar a quien pertenecía.

En marzo de ese mismo año, Weir entró al departamento de Rose Seferian, de 83 años, a quien le robó piezas de joyería, dejándola también muerta después de haberla golpeado salvajemente. Aquí también la policía encontró la huella de una palma de mano en la ventana, pero no la pudo vincular ni con el delito de Harris ni con Michael Weir.

En julio de 1999 un jurado encontró culpable a Michael Weir del homicidio de Leonard Harris, pero en apelaciones esa sentencia fue anulada por un tecnicismo por lo que Weir salió libre.

En 2018, sin embargo, al haber hecho pruebas de ADN en las huellas de las palmas de mano encontradas en ambas escenas del delito, se vincularon ambos homicidios a Weir y se presentó la nueva evidencia que llevó al segundo proceso de este hombre por el homicidio de Leonard Harris, más el proceso por el homicidio de Rose Seferian.

En Inglaterra y Gales, aunque existe el principio de que nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito, en 2003 se reformó la Ley de Justicia Penal para establecer excepciones al principio tratándose de cierto delitos graves, como homicidio, violación y secuestro, cumpliendo dos condiciones: primero, que con fundamento en nueva evidencia la Corte de Apelaciones anulara la primera sentencia y, segundo, que el nuevo proceso fuera aprobado por el director de la fiscalía pública.

El primer caso que se presentó a un nuevo juicio fue el de William Dunlop por homicidio. En este caso, fue absuelto la primera vez y encontrado culpable la segunda vez después de haber confesado.

El caso de Michael Weir es diferente porque no fue absuelto la primera vez sino que fue condenado por el delito, aunque su sentencia anulada, y de ahí la necesidad de un segundo proceso en el que ha vuelto a ser encontrado culpable. Por eso se dice que ha hecho historia legal al convertirse en el “primer hombre condenado en ser condenado dos veces” por el mismo crimen.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net