Mapa de Nueva Zelanda

 

Con una votación de 69 contra 51, el Parlamento de Nueva Zelanda aprobó este miércoles la iniciativa de ley sobre la elección para poner fin a la vida, End of Life Choice Bill, es decir, una iniciativa que permite y regula la eutanasia en el país del Pacífico Sur. Ahora pasa a ser decisión de los neozelandeses si la iniciativa se convierte en ley vigente o no.

Ha sido un largo camino el que esta iniciativa, impulsada por el parlamentario David Seymour, ha tenido que recorrer para llegar a este punto. Fue presentada ante el Parlamento el 8 de junio de 2017. Al haber sido aprobada en primera lectura fue referida al Comité de Justicia que se encargó de obtener toda la información posible sobre la iniciativa para elaborar un reporte que fue presentado al Parlamento para la segunda lectura. Parte de este proceso legislativo implicó la realización de debates públicos sobre el tema en varias ciudades neozelandesas.

La iniciativa establece el proceso legal para que ciudadanos o habitantes de Nueva Zelanda con residencia permanente, mayores de 18 años, soliciten asistencia médica para morir por sufrir una enfermedad terminal que podría acabar con sus vidas en seis meses o padecer una condición médica grave e irremediable que no pueda ser tratada de alguna forma que se considere tolerable. Para ser elegible el paciente, además, deberá estar en un estado avanzado de disminución irreversible de capacidades, pero tener la capacidad de entender la naturaleza y consecuencias de la muerte asistida.

La solicitud deberá ser considerada por dos médicos certificados, incluido un médico independiente referido por un grupo de consulta sobre el fin de la vida, que formará parte del Ministerio de Salud neozelandés.

La iniciativa fue inspirada en la demanda que en 2015 la abogada Lecretia Seales, con una enfermedad terminal, presentó para que le permitieran acabar con su vida. Su petición fue rechazada, pero dio pie a la redacción de esta iniciativa que con el paso de los años ha sufrido algunos cambios de su redacción original.

Quizá el cambio más importante fue el de someter la iniciativa, una vez aprobada por el Parlamento a referéndum para que la última palabra sobre este difícil tema lo tuvieran los neozelandeses. Así que ahora, acabados los debates en la tribuna inicia la campaña por el sí o por el no a la eutanasia en el referéndum que se celebrará el próximo año.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net