Bosco Ntagnada

 

Este 7 de noviembre, la Sala VI de la Corte Penal Internacional, CPI, dictó sentencia de 30 años a Bosco Ntaganda, apodado Terminator, por muy diversos delitos contra la humanidad y crímenes de guerra cometidos en Ituri, República Democrática del Congo, entre 2002 y 2003. Se trata de la sentencia más larga dictada por ese tribunal internacional.

Bosco Ntaganda fue uno de los líderes de las milicias comandadas por Thomas Lubanga en la República Democrática del Congo, quien fue encontrado culpable por la CPI de haber reclutado a niños y niñas menores de 15 años para usarlos como soldados en el grupo armado Fuerzas Patrióticas para la Liberación del Congo, FPLC.

Debido a un acuerdo de paz, Ntaganda y sus hombres se integraron en 2009 al ejército nacional de la República Democrática del Congo donde ostentaba el grado de general. Sin embargo, en abril del 2012 el acuerdo de paz se desintegró y Ntaganda huyó y se supo que estaba detrás del nuevo grupo rebelde, el M23, en lucha contra el gobierno congolés en el distrito de Masisi. De acuerdo con Human Rights Watch, HRW, entre 300 y 600 soldados lo siguieron, habiendo continuado con el reclutamiento de niños soldado de entre 12 y 20 años.

Con dos órdenes de arresto emitidas en su contra, Bosco Ntaganda se entregó en marzo de 2013 en la embajada de los Estados Unidos Kigali, capital de Ruanda, para posteriormente ser presentado ante la Corte Penal Internacional en La Haya, Países Bajos. Su proceso inició en septiembre de 2015.

El 8 de julio de 2019 la Sala VI encontró a Bosco Ntaganda culpable de 18 cargos de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Los crímenes contra la humanidad son: homicidio y tentativa de homicidio, violación, esclavitud sexual, persecución, deportación o traslado forzoso de población. Los crímenes de guerra son: homicidio y tentativa de homicidio, dirigir intencionalmente ataques contra la población civil, violación, esclavitud sexual, ordenar el desplazamiento de población civil, reclutamiento y alistamiento de niños menores de 15 años en un grupo armado y usarlos para participar activamente en hostilidades, dirigir ataques intencionales en contra de objetos protegidos y destrucción de propiedad del adversario.

Para dictar sentencia, la Sala VI tomó en consideración la gravedad de los crímenes y el grado de daño causado por cada uno de ellos. También consideró las potenciales circunstancias atenuantes, aunque en este caso concluyó que estas circunstancias no se establecieron o su peso es limitado frente al impacto de las sentencias individuales y en su conjunto. También consideró las acusaciones de la fiscalía sobre la interferencia de testigos, concluyendo que no se probó más allá de una duda razonable.

Con fundamento en el Estatuto de Roma, documento que da origen a la CPI, la Sala impuso sentencias específicas por cada uno de los delitos, de entre 8 y 30 años de prisión e impuso una sentencia común de duración total de reclusión. Decidió no imponer sentencia de cadena perpetua considerando que las condiciones requeridas para imponerla no estaban presentes y porque la sentencia común impuesta es la máxima, es decir, 30 años.

De esta forma, condenó a Bosco Ntaganda a 30 años de prisión en los que se tomará en cuenta el tiempo que ha estado detenido desde el 22 de marzo de 2013 al 7 de noviembre de 2019.

Esta sentencia aun no es firme pues la defensa cuenta con un plazo de 30 días para apelar.

Además de tratarse de la sentencia más larga que ha sido impuesta por la CPI, Bosco Ntaganda es la primera persona en haber sido encontrada culpable del delito de esclavitud sexual, uno que, lastimosamente, es muy usado en conflictos bélicos.

Más información icc-cpi.int

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen aljazeera.com