Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 103
powered by social2s
Dedos con alianza matrimonial

 

La semana pasada, un juez de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, desechó la demanda que el abogado de una mujer presentó en contra del esposo de quien se está divorciando, pidiendo ser compensada con 9 millones de rands (US$600,000) por haberle ocultado que era homosexual durante los seis años que duró el matrimonio.

La petición, sin embargo, fue desechada por el juez Mark Sher porque fue mal presentada conforme con las reglas de procedimiento, condenando, además, al abogado de la esposa a la confiscación de sus honorarios y a pagar los honorarios del abogado del esposo respecto de este incidente.

La petición de compensación por los 9 millones de rands se presentó conforme con la Regla 43 del procedimiento civil en Sudáfrica en la que se prevé lo relativo a la presentación de incidentes en proceso de divorcio para resolver asuntos temporales como la manutención y custodia de los hijos mientras se finaliza el divorcio.

El abogado de la esposa, Fareed Moosa, presentó una solicitud de 368 páginas de lo que el juez aclaró, debía ser un sumario. De esta forma, le juez Sher dijo que la aplicación del abogado Moosa había sido “un paso equivocado y un abuso del proceso” y concluyó que hasta que se subsanen las deficiencias del escrito, este no debe ser aceptado nuevamente.

“Los fundamentos para el reclamo de daños y la extraordinaria suma que es solicitada…es el alegato de que el [esposo] se ‘describió engañosamente’ a ella antes del matrimonio, como un hombre heterosexual que deseaba casarse con ella para poder tener hijos en un matrimonio heterosexual monógamo”, escribió el juez en su decisión.

En 2018, dos meses antes del sexto aniversario del matrimonio, expone el juez resumiendo la aplicación presentada, él le reveló su identidad y desde entonces no viven juntos.

En la decisión, el juez explica que la primera parte del escrito es un largo relato sobre cómo descubrió la esposa la homosexualidad de su esposo, “exponiendo con mayor detalle explícito el contenido de comunicaciones altamente privadas y personales.”

"De manera similar, [la esposa] hace referencia al resultado de las búsquedas en Internet que realizó en relación con la actividad de navegación privada en Internet [del marido], e incluso se exponen los contenidos de comunicaciones muy privadas y personales entre él y su sacerdote.

"Podría decirse que la publicación de este material constituye una violación injustificada del derecho a la privacidad [del marido], si no el de [la esposa] misma", escribió el juez Sher.

En la siguiente parte del escrito, señala el juez, el abogado Moosa, “en flagrante violación” de la regla 43 intenta presentar dudas sobre las defensas del esposo en el procedimiento de divorcio. “Al hacerlo, [la esposa] nuevamente hace referencia a comunicaciones privadas…que se relacionan con su orientación sexual y propensiones”.

Para el juez, la mayor parte de lo expuesto en el escrito es irrelevante, señalando que la elaboración del escrito por el abogado Moosa presenta “preguntas preocupantes” sobre su conducta, criticando incluso el elevado monto de los honorarios exigidos por el abogado de 946,000 rands (US$62,880): "Según cualquier estándar, esto parece ser una cantidad excesiva ... a pesar de la posición social de las partes, los supuestos medios [del esposo] y la escala del litigio hasta el momento".

El abogado Moosa, quien es director del Departamento de Derecho Mercantil y Laboral de la Universidad de Cabo Oeste, declaró que presentará solicitud para apelar esta decisión del juez Sher.

Mientras tanto, las aspiraciones de la esposa de ser compensada por el engaño respecto de la orientación sexual del esposo quedan en suspenso.

Más información timeslive.co.za

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s