Viajero con mochila

 

Un juez de una corte federal de Brisbane, Australia, concluyó este 30 de octubre que el impuesto del 15 por ciento a los extranjeros que trabajan en Australia con visa de vacaciones de trabajo es ilegal cuando se aplica a nacionales del Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Chile, Japón, Finlandia, Noruega y Turquía.

El juez John Logan llegó a esta conclusión respecto del impuesto conocido como “backpacker tax” (“impuesto de mochilero”) en el caso presentado por una turista británica llamada Catherine Addy, que trabajó en Australia entre 2015 y 2017. El impuesto, aprobado en 2016, es ilegal, concluyó el juez, cuando se aplica a los nacionales con visas categorías 417 o 462 de los ocho países antes mencionados por la existencia de tratados en materia de doble tributación.

El juez concluyó que imponer este impuesto a esos nacionales es discriminatorio por nacionalidad porque los tratados firmados con Australia obligan a dar el mismo trato que a los trabajadores nacionales. Así, la oficina recaudatoria australiana tasa los ingresos de los locales cuando son superiores a 18,200 dólares australianos al año, equivalentes a unos US$12,500.

En el caso, el aspecto crucial fue que Catherine Addy, a diferencia de muchos otros mochileros, se estableció en un lugar en el que estuvo trabajando y sus traslados interestatales para trabajar fueron ocasionales. De esta forma, para propósitos recaudatorios se le consideraba residente y por tanto debían haberle otorgado ingresos libres de impuestos por los primeros 18,200 dólares que ganó.

Hasta el momento se desconoce si la oficina recaudatoria, Australia Tax Office, ATO, apelará la decisión, pero si la sentencia quedara firme el gobierno australiano podría estar debiendo dinero a decenas de miles de trabajadores extranjeros.

Sin embargo, la oficina recaudadora australiana considera que la sentencia es limitada porque solo aplica a los nacionales del Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Chile, Japón, Finlandia, Noruega y Turquía que entraron con visas categorías 417 o 462 y que fueron residentes para efectos fiscales, lo que no sucede con la mayoría.

De esta misma opinión es el profesor Richard Vann, experto en Derecho Fiscal en la Universidad de Sídney quien dijo que si los trabajadores vacacionistas viajan “más a o menos continuamente y trabajan y viven en diferentes lugares alrededor de Australia, los que es común para los mochileros, no serán residentes fiscales australianos y no pueden valerse del argumento de no discriminación que tuvo éxito en este caso”, por lo que la oficina de recaudación tiene fundamento suficiente para apelar la decisión.

La demanda de Catherine Addy fue respaldada por la empresa de contabilidad fiscal internacional Taxback.com que ante el tribunal australiano estuvo representada por el abogado John Hyde Page y por la firma Harmers Workplace Lawyers.

Sobre la decisión Catherine Addy declaró a una televisora: “Creo que está mal que los extranjeros se les cobren más impuestos que a los australianos cuando están haciendo el mismo trabajo”.

Ya veremos si la decisión se sostiene y sus alcances.

Más información smh.co.au / bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de Pexels en Pixabay