Manos tras las rejas

 

Una corte penal en Yangon, Myanmar (antes Birmania), sentenció a un año de prisión y a trabajos forzados a cinco artistas que durante una presentación el pasado mes de abril criticaron al ejército y su papel en la política.

La actuación tuvo lugar en abril como parte de las celebraciones del año nuevo, Thingyan, en la que se presenta un performance conocido como Thangyat que mezcla actuaciones tradicionales de versos folclóricos acompañadas por el ritmo de tambores tradicionales, intercaladas con canciones, bailes y rutinas de canto.

Pese a que Myanmar tiene un gobierno democrático después de largos años de control militar, este año los actores se quejaron de que les exigieron que sometieran a una junta de censura sus presentaciones lo que refleja las limitaciones a la libertad de expresión que se están presentando en el país asiático.

Los cinco artistas que esta semana fueron sentenciados forman parte del grupo llamado Generación Pavo Real, que presentaron una sátira en la que criticaron que el ejército conserve una cuarta parte de las curules del parlamento, mostraron la fotografía de un perro con una chaqueta militar e iban disfrazados de militares.

Lo cinco artistas fueron detenidos con fundamento en el artículo 505 (a) del Código Penal que prohíbe la circulación de declaraciones y reportes con la intención de hacer que los oficiales o soldados de las Fuerzas Armadas de Myanmar se amotinen o de otra manera ignoren o no cumplan con sus deberes. Se trata de un delito que implica una sentencia máxima de hasta dos años de prisión.

Por haber transmitido en vivo la presentación en Facebook, algunos de ellos enfrentan cargos adicionales conforme con el artículo 66 (d) de la Ley de Telecomunicación que castiga la “difamación en línea”. Se trata de un delito con una pena de hasta dos años en prisión.

“Es obvio que esto no fue sin intención, ya que actuaron frente al público con esas frases”, señaló el juez Tun Kyaw del tribunal municipal de Mayangon, para agregar que el grupo era encontrado culpable del delito imputado.

Los integrantes del grupo también están siendo procesados en otros tribunales municipales en lugares en donde también se presentaron con este acto.

Sobre la sentencia, Joanne Mariner, directora de investigación de Amnistía Internacional para el Sudeste de Asia dijo: “Estos activistas son prisioneros de conciencia. Ya han pasado seis meses tras las rejas solo porque las autoridades de Myanmar son demasiado susceptibles para tolerar la mínima crítica. Thangyat es una tradición honrada en Myanmar y es absurdo pensar que presenta un peligro verdadero al ejército de Myanmar.

“Las autoridades deben anular inmediatamente estas sentencias, retirar todos los demás cargos en contra de la Generación Pavo Real y liberar a sus miembros inmediatamente. Con una elección a la vuelta de la esquina, el gobierno NLD de Aung San Suu Kyi debe usar el poder legislativo que todavía tiene para urgentemente derogar o reformar todas las leyes que indebidamente restringen la libertad de expresión”.

Con fundamento en el mismo artículo 505 (a), a principios de este año el cineasta Min Htin Ko Ko Gyi fue detenido por publicar en Facebook críticas a la intervención del ejército en la política. Pese que fue sometido a una cirugía mayor de hígado, le negaron salir bajo fianza y sigue prestando condena de un año de prisión.

Más información bangkokpost.com/ amnesty.org

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net