Niño rompiendo fotografía de pareja

 

El pasado martes, el Comité de Justicia y Equidad del Oireachtas, poder legislativo de la República de Irlanda, publicó los resultados de un estudio en el que piden “una revisión a fondo” del sistema de derecho familiar en el que la “prioridad urgente” debe ser una nueva legislación que establezca tribunales familiares dentro de las estructuras judiciales existentes.

El Comité hace 38 recomendaciones en la materia, colocando como prioridad la construcción “lo antes posible” de un nuevo complejo dedicado al derecho familiar en Hammond Lane, donde se ubica el edificio de la Suprema Corte de Irlanda en Dublín.

Adicional a ello, se deberá revisar el esquema de ayuda legal y el nombramiento de más jueces en materia familiar, particularmente en el nivel de tribunales de distrito.

“Jueces especializados con una capacitación adecuada deberán ser asignados, aunque no exclusivamente limitados, a tribunales familiares por un periodo mínimo de por lo menos dos años, para asegurar mayor eficiencia y consistencia respecto de la toma de decisiones y de la implementación de las leyes, reglas de los tribunales y procedimiento”, se lee en el reporte presentado.

Proponen también el establecimiento de un organismo en del poder legislativo al que se reporte, manteniendo el anonimato de las partes, los procedimientos públicos y privados en materia familiar.

Se añadió en el reporte que existe “una brecha significativa en el conocimiento y entendimiento” del sistema de derecho de familia, “no solo entre el público en general, sino también entre los miembros de la profesión legal, An Garda Síochána (policía irlandesa), trabajadores sociales y judiciales”.

Asimismo, ha recomendado que la ley sea reformada para garantizar derechos de custodia automáticos a los padres que no están casados y que se establezca un registro central de quienes tienen la custodia, reconociendo “el significativo desbalance en términos de derechos de custodia para padres que están casados o solteros”.

El presidente del Comité, Caoimhghín Ó Caoláin, dijo que, tras haber escuchado a varias personas involucradas en el tema, es “completamente claro que el actual sistema legal familiar está fallando en proporcionar a los usuarios un servicio amigable y eficiente”.

“Las estructuras y edificios actuales son totalmente inadecuadas y necesitan una reforma fundamental y ambiciosa”, señaló el político.

El Consejo de la Barra de Abogados de Irlanda también se manifestó sobre el tema y declaró que “una organización administrativa efectiva y eficiente” de las estructuras de los tribunales y el mejoramiento en las instalaciones “indudablemente tendría un impacto positivo en la administración de las solicitudes de derecho familiar y llevará a la reducción de retrasos y costos”.

Seán O’hUallacháin, abogado especialista en derecho familiar opinó que, si bien es buena idea el establecimiento de una división de derecho familiar, “no proporcionará las eficiencias que se necesitan sin los recursos apropiados”.

“Las instalaciones actuales que están siendo usadas en procedimientos de derecho de familia son totalmente inadecuadas; las inconsistentes instalaciones en los tribunales y la falta de salas de consulta adecuados tiene impacto en la forma en que se llevan los procedimientos de derecho familiar.

“El fracaso de proporcionar en los tribunales áreas separadas de espera o espacios amigables con las familias pueden aumentar estrés y ansiedad evitable, que puede resultar en volatilidad en el curso del litigio familiar”, concluyó el abogado.

Más información irishtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net