Fuego

 

La Corte de Distrito de Lod, Israel, concluyó esta semana que el joven de 19 años que cooperó en la planeación de los ataques a una población que llevaron a la muerte a los tres miembros de una familia de palestinos, incluido un bebé, debe ser considerado miembro de una organización terrorista.

El ataque en que murieron los tres integrantes de la familia Dawabsha ocurrió en la población de Duma, en Cisjordania, en 2015. La casa de Riham y Saad Dawabsha, padres del bebé Ali Saad, fue incendiada por los atacantes, un grupo de judíos extremistas. Por estos ataques, las autoridades detuvieron a Amiram Ben-Uliel quien está siendo procesado por estos actos.

El joven, que por órdenes judiciales no puede ser nombrado, fue imputado en 2016 por complicidad en los ataques. Inicialmente el cargo que se presentó fue homicidio, pero el pasado mes de mayo llegó a un acuerdo con la fiscalía en el que se declaró culpable de haber planeado los ataques y en lugar de homicidio se estableció la complicidad en un incendio provocado y se eliminaron de los cargos los nombres de las víctimas de la familia Dawabsha, especialmente el del bebé Alí.

El pasado mes de julio la fiscalía pidió que se le considerara, además, miembro de una organización terrorista. Sin embargo, la decisión fue aplazada con la juez presidente del panel, Ruth Lorch, recomendando que se retirara ese cargo señalando que probar que el acusado era miembro de un grupo organizado basado en “divagaciones” era “forzado”.

Sin embargo, tras las confesiones que el adolescente hizo de este y de otros tres ataques ejecutados por él, los jueces cambiaron de opinión y coincidieron con la fiscalía. “La existencia de una organización terrorista y su afiliación ha sido demostrada por las palabras y acciones del acusado”, escribió esta semana la juez Lorch.

La juez señaló que, durante el interrogatorio, el joven divulgó que “el fin último es el establecimiento de un estado que sea gobernado a la luz de la autoridad del Torá…No hay ningún lugar para los gentiles…y si ellos no se van entonces deben ser asesinados”.

Pese a la decisión del tribunal, como el acusado era menor de edad al momento de los ataques, debe ser evaluados por funcionarios del Ministerio de Bienestar antes de que pueda ser condenado por el delito de pertenecer a una organización terrorista.

Para dictar sentencia por este nuevo cargo, del que la fiscalía pidió cinco años y medio de prisión, se fijó el próximo 19 de enero como fecha de audiencia.

El abogado del adolescente, Adi Keidar de la organización de ayuda legal Honenu, dijo a los periodistas que planea apelar la decisión porque la decisión está en conflicto con lo que los jueces opinaron en julio pasado diciendo que la fiscalía “no tenía un caso”.

Por su parte, la fiscalía comunicó que estaban de acuerdo con la decisión porque “los actos violentos efectuados por el acusado y otros dentro de una organización terrorista fueron con la intención de transmitir un mensaje disuasorio y sembrar el terror y el miedo entre la población árabe”.

“Se determinó que el acusado y otros actuaron con un motivo racista e ideológico con la intención de lograr un cambio en la política gubernamental para que el estado estuviera regido por leyes de la Torá”, señala el comunicado de la fiscalía.

Israel es otro país profundamente dividido por el odio y la intolerancia.

Más información timesofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net