Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 93
powered by social2s
Perros vestidos como policía y abogado

 

Top Dogs es una organización sin fines de lucro que en Sudáfrica, en colaboración con la Fundación Teddy Bear, realiza una importante labor usando perros de terapia para ayudar a niños que han sido víctimas de algún delito a comparecer ante un tribunal al escenificar procesos en donde los perros, con disfraces de jueces y abogados, son los protagonistas.

Se trata de ejercicios que se realizan el segundo sábado de cada mes en Johannesburgo en dos lugares que semejan salas judiciales, con la participación de un promedio de 80 niños y 15 perros.

“Primero, los niños se dividen en pequeños grupos, dependiendo de sus edades. Después se les explica cómo es un juicio. Cuando se les explica el papel de cada funcionario y participante en un juicio, les presentamos a los perros que están vestidos como juez, fiscal, policía, abogado de la defensa y testigo”, explicó a France 24 Vanessa Garland, voluntaria de Top Dogs.

“Entonces tenemos un simulacro de juicio. Los perros se paran donde su personaje estaría en una sala judicial verdadera. Los niños son asignados a diferentes perros y leen un pequeño guion vinculado a su papel.

“Como en un verdadero juicio, todos se levantan cuando el juez entra y no te sientas hasta que el juez lo haya hecho. Actuar así permite a los niños experimentar la experiencia física de estar en una sala judicial a la par que la experiencia verbal.

“Cada sesión termina con tiempo libre en el que los niños pueden interactuar con los perros. Los pueden alimentar y cepillar y conocerlos mejor.

“Es muy importante que estos niños estén familiarizados con una sala judicial y que entiendan lo que está sucediendo para que estén menos abrumados por esta habitación llena de adultos el día de su proceso, especialmente porque en muchos casos, sus abusadores también estarán ahí. ¡Un juez es menos intimidante si te lo imaginas como un labrador!”.

En Estados Unidos y Canadá se permite la entrada a tribunales de animales que puedan servir de apoyo a los niños cuando prestan testimonio. Sin embargo, en Sudáfrica la ley prohíbe la presencia de animales, así que a los niños que participan en estos simulacros se les obsequia un pequeño perro de peluche con su disfraz para que puedan acompañarlos el día del verdadero proceso.

Es triste que tengan que existir este tipo de organizaciones para prestar ayuda psicológica y legal a niños que han sido víctimas de un delito, y que sean tantos lo que acudan cada mes a prepararse para sus procesos. Los niños deberían quedar fuera de la violencia.

Más información observers.france24.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen france24.com

powered by social2s