Planta de marihuana

 

Este jueves se cumplió en Canadá un año del inicio de la vigencia de la legalización de la marihuana por lo que empiezan a presentarse las primeras evaluaciones sobre la disposición. Una de ellas se refiere al cruce de la frontera con los Estados Unidos y a la mayor cantidad de canadienses de más de 50 años en serles negado el paso.

Según el abogado Len Saunders, canadiense, pero ejerciendo en el estado de Washington, limítrofe con Canadá, el objetivo de los agentes aduanales estadunidenses ahora son las personas de la llamada generación de los Baby Boomers, aquellos que eran jóvenes en la época hippy durante la década de los años 70.

“Ya no están haciendo preguntas sobre el uso reciente [de la marihuana] porque saben que no pueden negar el paso a una persona por eso porque es legal en Canadá”, dijo el abogado quien explicó que los oficiales fronterizos ahora están preguntando a los canadienses si en el pasado fumaron marihuana, negando el ingreso a los que responden que sí.

El abogado Sanders dice que tiene un creciente número de clientes canadienses de entre 50 y 60 años a los que han negado la entrada por haber fumado marihuana cuando eran jóvenes y que contratan sus servicios para pedir al gobierno de Estados Unidos una excepción y que los dejen entrar al país.

Uno de estos afectados es Barry Rough, de 61 años, que en agosto del año pasado se dirigía a una localidad en Washington para impartir un curso a una comunidad indígena sobre adicciones. Cuando le preguntaron si había usado marihuana, él respondió que sí, que 18 atrás.

“No quería mentir así que les dije ‘sí, fumé marihuana hace 18 años’. Cuatro horas después me escoltaron a la frontera después de haberme tomado las huellas digitales, registrado, tomado fotografías y preguntado mil preguntas, la misma pregunta todas las veces”.

Barry Rough ahora está tramitando una excepción que calcula que le costará unos 2,000 dólares que incluyen los honorarios legales y la revisión de los registros penales. Como parte de este proceso deberá escribir una carta manifestando arrepentimiento por haber consumido marihuana en el pasado.

Sobre el procedimiento, el abogado Sanders menciona que no es seguro que el gobierno estadunidense acepte su ingreso y que, de hacerlo, es una aceptación temporal y no permanente, lo que significa que frecuentemente quienes la obtienen deben solicitarla nuevamente.

Por su parte, el abogado de inmigración de Toronto, Joel Sandaluk, señaló que los oficiales de migración pueden actuar de diferente forma en diferentes aduanas. “Una de las cosas que debe recordarse sobre los oficiales fronterizos, canadienses y estadunidenses, es que tienen una amplia discreción cuando se trata de detener, a quién revisar y cómo examinarlos”.

Por su parte, la oficina fronteriza de Canadá, Canada Border Services Agency, ha declarado haber desarrollado herramientas de advertencia para los viajeros señalando que, aunque el uso de la marihuana es legal en Canadá y en algunas ciudades y estados de los Estados Unidos, a nivel federal en ese país sigue estando prohibida y su consumo es un delito.

“Nuestro mensaje sobre el cannabis es simple: no la traigas adentro, no la lleves afuera”, recordando que también es ilegal la importación de cannabis en Canadá pues sólo se permite el uso de los productos regulados por el estado.

No está de más que los mexicanos presten oído a estas experiencias una vez que empezamos a transitar hacia la desregulación del uso del cannabis, aunque el consejo legal siempre es el mismo, no mentir ni en la solicitud de visa ni a los agentes fronterizos.

Más información vancouversun.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net