Nueva señalización saliendo de base aérea de Croughton

 

El pasado 27 de agosto, a 400 metros de una base aérea de los Estados Unidos en Inglaterra, un vehículo que circulaba en el lado equivocado del camino colisionó con la motocicleta de Harry Dunn, un muchacho de 19 años que falleció a consecuencia del accidente.

El caso podría haber quedado en un trágico accidente de automóvil, pero para la familia de este joven ha implicado mucho mas puesto que la conductora del vehículo que tuvo la responsabilidad en el accidente es esposa de un oficial estadunidense que trabaja en la base aérea en Croughton, Northamptonshire, Inglaterra y que, aparentemente goza de inmunidad diplomática.

La responsable del accidente es Anne Sacoolas, esposa de Jonathan Sacoolas, quien poco después del accidente viajó de regreso a los Estados Unidos desde donde aceptó haber ocasionado el accidente al estar “conduciendo en el lado equivocado de la calle” y acepta “sentirse terrible, terrible por el trágico accidente”. Sin embargo, no ha aceptado regresar al Reino Unido para hacerse responsable de sus actos.

Conforme con declaraciones de su abogado, Anne Sacoolas permaneció en lugar del accidente asistiendo a Harry Dunn hasta que llegó la ambulancia, pero para la familia del joven eso no es suficiente y ahora están buscando por todos los medios que enfrente proceso en el Reino Unido. Reconocen que fue un accidente y están dispuestos incluso a pedir una reducción y suspensión de sentencia, pero quieren que ella hago “lo correcto”.

Para forzarla a hacer lo correcto, tienen la asesoría de dos abogados expertos en materia de inmunidad diplomática Mark Stephens y Geoffrey Robinson.

Los abogados han partido de negar que Jonathan Sacoolas tenga inmunidad diplomática por no ser funcionario del Servicio de Seguridad Nacional de los Estados Unidos. Sin embargo, la Oficina del Exterior del Reino Unido les ha asegurado que todos los trabajadores de la base aérea gozan de inmunidad diplomática. Sin embargo, todo indica que al haber regresado a los Estados Unidos, Anne Sacoolas dejó de tener inmunidad diplomática.

La familia de Harry Dunn está ahora en los Estados Unidos intentando que la responsable regrese al Reino Unido. Mientras tanto, sus abogados han presentado solicitud a la Oficina del Exterior para que les entreguen todos los documentos, esto es correos electrónicos, mensajes y notas, intercambiados entre esa dependencia, la embajada de los Estados Unidos en Londres y la policía respecto de la presunta inmunidad diplomática de la responsable.

A la familia Dunn no le queda claro si el gobierno de Estados Unidos presionó al británico para reconocer esta inmunidad y para saberlo están dispuestos hasta llevar el asunto a tribunales para tener acceso a esta información.

A la familia Dunn se han unido varias voces pidiendo el regreso de Anne Sacoolas al Reino Unido. Una de ellas es la de Jeremy Hunt, quien fue titular de la Oficina del Exterior durante el gobierno de la primera ministra Theresa May.

“Creo que fue un error que huyera del país, fue muy irrespetuoso a la familia de Harry Dunn y a la relación con el Reino Unido el haberlo hecho”, declaró Hunt. “No creo que América lo haya hecho y ellos necesitan encontrar una forma de traerla de regreso. No somos una dictadura de poca monta, tenemos un estado de derecho y es totalmente correcto que Anne Sacoolas enfrente las consecuencias legales de lo que hizo, por accidental que pudo haber sido, ni qué tanto lo siente, necesita reconocerlo”.

En Japón, los habitantes de Okinawa vecinos de la base aérea de los Estados Unidos, conocen muy bien este tipo de situaciones en las que los trabajadores estadunidenses que cometen delitos no son detenidos porque gozan de inmunidad diplomática y en un abrir y cerrar de ojos han abandonado el país.

Kyodo News, citando datos de la policía local y del gobierno de Okinawa, reportó que entre mayo de 1972 y diciembre de 2016, se cometieron 576 delitos que incluyen robos, homicidios y violaciones, perpetrados por personal civil y militar de las bases militares.

Si bien los tribunales japoneses tienen jurisdicción tratándose de la mayoría de los delitos cometidos por personal estadunidenses, el Acuerdo firmado entre Estados Unidos y Japón para el establecimiento de las bases militares establece que, si el acusado estaba actuando en “funciones oficiales” o si la víctima es otro ciudadano estadunidense, la jurisdicción corresponde a los tribunales de los Estados Unidos.

Ahora son ingleses quienes están tomando el trago amargo de permitir el establecimiento de bases militares estadunidenses en su territorio.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de itv.com

Pin It