Biblia

 

Un tribunal del trabajo en el Reino Unido declaró como legal el despido de un médico que laboraba en el Departamento de Trabajo y Pensiones, quién se negaba a identificar a personas transgénero por su pronombre preferido (he o she), justificándose en sus creencias religiosas.

El doctor David Mackereth argumentó haber sido presionado por su superior para que se refiriera a las personas trasgénero por el pronombre de su preferencia. En la conversación dijo: “Si estás ante un hombre de 1.80 de estatura con barba que dice que quiere que lo llamen 'ella' y 'señora', ¿podrías hacer eso? Yo no”. Al mes siguiente, julio de 2018, fue despedido a pesar de haber trabajado durante 30 años en el mismo departamento sin haber recibido ninguna queja por su labor.

El médico demandó ante los tribunales laborales sosteniendo que él cree que "el género se define por la biología y la genética" y "la Biblia enseña que Dios hizo a los humanos hombres o mujeres".

En su defensa citó el Libro del Génesis 1:27, que dice: “Entonces Dios creó al hombre a su propia imagen; a imagen de Dios lo creó; masculino y femenino los creó ". La creencia en este versículo, argumentó, lleva a la comprensión de que" cada persona es creada por Dios como hombre o mujer. Una persona no puede cambiar su sexo/género a voluntad", por lo que intentar forzarlo a actuar en contra de sus creencias era una violación de su fe cristiana y que el ser despedido fue discriminado por su fe.

Pero el tribunal no estuvo de acuerdo con la defensa de Mackereth, declarando que “la creencia en Génesis 1:27, la falta de creencia en el transgénero y la objeción de conciencia al transgénero en nuestro juicio son incompatibles con la dignidad humana y entran en conflicto con los derechos fundamentales de los demás, específicamente de las personas transgénero… A nuestro juicio, negarse a referirse a una persona transgénero por su sexo de nacimiento, o pronombres, títulos o estilos relevantes constituirían una discriminación ilegal o acoso bajo la Ley de Igualdad”.

La decisión destaca que el doctor Mackereth reconoció en el proceso que sus acciones potencialmente consistían en una violación de la Ley de Igualdad y que también podía estar violando la Ley de Reconocimiento de Género si las personas afectadas presentaban un certificado de reconocimiento de género.

Sin embargo, el doctor ha manifestado su descontento con la decisión y su intención de interponer una apelación. “No soy el único en estar profundamente preocupado por este fallo judicial. El personal del NHS (Servicio estatal de salud británico), incluso aquellos que no comparten mis convicciones cristianas, también se sienten perturbados porque ven que su propia libertad de pensamiento y expresión se ve socavada por el fallo de los jueces” dijo.

Más información washingtonexaminer.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net