Cuando una persona muere y se expide un certificado de defunción, esa persona deja de existir legalmente. Sus delitos se perdonan, muchas de sus deudas se cancelan, su esposo o esposa empieza a ser viuda o viudo y sus hijos pasan a ser huérfanos. Es decir, cambia todo el status legal de la familia.

 

¿Qué sucede cuando el muerto ‘revive’? Las cosas se complican legalmente. Y mucho. Analiza este caso

 

En el año 2000 el Sr. Delaney desapareció de su casa por lo que su familia lo reportó ante las autoridades, como desaparecido.

 

En 2003 la policía encontró un cuerpo en estado de descomposición, que tras el examen forense fue identificado como el Sr. Delaney, por haber concordancia en numerosos datos proporcionados por la familia como la ropa, edad y señas particulares.

 

El cuerpo fue recogido por su hijo, quién celebró el funeral e incineraron el cadáver. E inició todo el proceso que sigue a un fallecimiento, no solo en cuanto al duelo familiar, sino también en cuanto a la herencia, cobro de seguros, etc.

 

Pero en este año, cinco años después del funeral, mientras el hijo del Sr. Delaney veía la televisión, reconoció a su padre en un programa de asistencia social para reconocer a gente perdida.

 

Resultó que el Sr. Delaney fue recluido en un centro de asistencia ocho años atrás cuando después de sufrir hipotermia olvidó su nombre y su vida.Su hijo supo que ese señor era su padre, aunque el padre sigue sin recordar al hijo. Pero como el padre estaba legalmente muerto, tuvieron que demostrar que el Sr. Delaney seguía vivo con estudios de ADN que han demostrado que en efecto, esa persona no ha muerto.

 

¿Qué sigue? El hijo, por obvias razones, se encuentra muy molesto con los servicios forenses de su ciudad, que ya están conduciendo una investigación para determinar quien cometió el error. Se excusan diciendo que el médico forense que firmó la entrega del cuerpo ya no es funcionario público y que no se incurrió en negligencia porque en aquella época no se usaban los estudios de ADN para reconocer cadáveres. Sin embargo, como ente público, tendrá que resarcir el daño ocasionado al propio Sr. Delaney, aunque no se haya enterado de lo que ocurre, y a su familia.

 

Pero regresar a la vida al Sr. Delaney no es el mayor problema de la policía ya que queda una pregunta que será muy difícil de responder ¿quién era el hombre incinerado cinco años atrás? Fuente BBC News

www.miabogadoenlinea.net