Bayan Zahran, primera abogada con licencia

 

Este 9 de octubre, el gobierno de Arabia Saudita anunció que permitirá que las mujeres se unan el ejército quienes podrán servir como soldadas de primera clase, corporal o sargento. Un gran avance en un país en donde todavía en 2011 las niñas no podían practicar deportes en el colegio por considerarse una actividad masculina.

El anuncio fue hecho por el ministro de asuntos exteriores del Reino, una monarquía absoluta gobernada de facto por el príncipe heredero Mohammed bin Salman. El príncipe heredero ha estado implicado en varios asuntos turbios como el secuestro de varios miembros de la familia real y el homicidio del periodista Jamal Khashoggi en la embajada de Arabia Saudita en Estambul, Turquía.

Desde el año pasado, y como parte del Programa Nacional de Transformación 2020, una gran reforma social y económica anunciada en 2017 por el rey Abdalá, padre del príncipe heredero, el gobierno permitió a las mujeres unirse a las fuerzas de seguridad. Esta vez van un paso más allá y les permiten servir en el ejército hasta ciertos grados y, seguramente, bajo estrictas condiciones.

Poco a poco la monarquía saudí ha ido descorriendo el nudo del lazo que tiene sobre las mujeres y que les impiden realizar numerosas actividades o ejercer ciertas profesiones. Por ejemplo, aunque las mujeres podían estudiar la carrera de Derecho, fue hasta octubre de 2013 cuando se levantó la prohibición para que ejercieran la abogacía ante los tribunales de la Sharia en los que preponderantemente se ventilan casos de derecho civil. En 2014 se abrieron ciertos cargos en el poder judicial para que pudieran ser ocupados por mujeres y también se les permitió trabajar en el servicio diplomático.

El derecho a votar y ser votadas en las elecciones municipales se concedió a las mujeres en 2011, aunque en las elecciones del 2015 se denunciaron varias prácticas discriminatorias que las ponían en desventaja como la prohibición a las candidatas de interactuar con sus votantes hombres.

En 2012, en un hecho que muchos podemos calificar como absurdo, se les permitió vender ropa interior femenina y cosméticos. Antes de eso los vendedores de brasieres y pantaletas eran hombres, lo que generaba profunda incomodidad en las compradoras quienes, además, sólo podían comprar si estaban acompañadas de otro hombre, un familiar como el papá, marido o hermano.

En 2014, sin embargo, se emitió un decreto que dio un pequeño retroceso a estos derechos ganados y que prohibía a las mujeres fumar en lugares públicos si no estaban acompañadas de un hombre.

Como parte de la reforma, las mujeres no nacionales también dejamos de ser discriminadas parcialmente pues en enero de 2018 se anunció que emitirían visas de turista a mujeres mayores de 25 años que viajaran solas a conocer el Reino.

También en 2018, tras una larga campaña en la que muchas mujeres fueron arrestadas, se permitió por primera vez que condujeran vehículos sin estar acompañadas de un hombre. Aunque no había prohibición expresa para que ejercieran esta actividad, no se les emitían licencia de conducir, basados en parte en la opinión del Consejo Religioso que aseveraba que manejar es causa directa de pérdida de virginidad de las mujeres.

Pese al anuncio de esta semana que amplía los derechos de las mujeres se ha estado denunciado desde hace algún tiempo la detención de varias activistas como Loujain al-Hathloul, una mujer de 30 años que durante años luchó para que las mujeres pudieran conducir y que en 2018 fue detenida y torturada por el ambiguo cargo de tratar de desestabilizar al gobierno. En marzo de este año inició su proceso sin la indicación de cargos específicos, pero las audiencias se han ido difiriendo sin razones legales de por medio, por lo que esta joven mujer permanece encarcelada.

Más información france24.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net