Mazo y birrete

 

En la investigación de los homicidios seriales ocurridos hace 30 años en Hwaseong, provincia de Gyeonggi Nambu, Corea del Sur, este jueves la policía anunció que es posible que un hombre que fue condenado por la violación y homicidio de una niña de 13 años en 1988 puede haber sido inocente.

El caso que el mes pasado regresó a los titulares de Corea del Sur se conoce como los homicidios de Hwaseong, una serie de crímenes ocurridos entre 1986 y 1991 respecto de 10 mujeres de entre 14 y 71 años. Las mujeres, después de haber sido abusadas sexualmente, fueron estranguladas con su ropa interior y los cadáveres fueron encontrados en callejones poco iluminados o en campos de arroz. Estos homicidios quedaron sin resolver, aunque la policía no dejó de investigarlos.

El pasado 18 de septiembre, la policía provincial de Gyeonggi Nambu anunció que respecto de los homicidios en serie tenían un sospechoso principal, un hombre de más de 50 años que actualmente está en prisión purgando sentencia también por violación y homicidio. La policía aseguró que el ADN del sospechoso es igual al encontrado en la ropa interior de una de las víctimas.

Este sospechoso se llama Lee Chun-jae, en prisión por la violación y homicidio de su cuñada, y que confesó a los investigadores ocho de los diez homicidios clasificados como el caso Hwaseong, cinco homicidios adicionales, 30 violaciones y varios intentos de agresión sexual.

Entre estos delitos confesados está la violación y homicidio de una niña de 13 años identificada por el apellido Park, asesinada el 16 de septiembre de 1988. En ese entonces la policía creyó que este delito era producto de un imitador del homicida serial y detuvieron e imputaron a un hombre de apellido Yun quien estaba en sus tempranos veintes.

Yun confesó la violación y homicidio de la niña Park y fue sentenciado a cadena perpetua y estuvo en prisión 19.5 años antes de salir bajo palabra en 2009.

Yun, sin embargo, apeló su sentencia y dijo haber confesado bajo coacción por “severa tortura causada por la policía”. Sus abogados además rebatieron que la evidencia encontrada de un vello púbico con ADN semejante al de Yun, no era prueba irrefutable de culpabilidad. La condena, sin embargo, fue confirmada.

La policía de Gyeonggi Nambu declaró este jueves que Lee relató con mucho detalle el homicidio de la niña Park por lo que ahora están “sopesando la veracidad de los testimonios de Lee y de Yun”. Para ello han interrogado a Yun, quien ha reafirmado su inocencia, y están entrevistando a los oficiales que estuvieron a cargo del caso.

Mientras la policía pondera la nueva evidencia, el abogado de Yun anunció en Facebook que su cliente planea reabrir el caso en su contra y que, de ser exornado, demandará al estado una compensación de 1,700 millones de wons, 1.4 millones de dólares estadunidenses.

Más información koreaherald.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net