Forma con religiones, judío

 

A finales del pasado mes de septiembre un panel de tres jueces del Tribunal Superior de Israel escuchó un caso que involucra el uso por las cortes rabínicas, Beit-din, de análisis de ADN para determinar la “judiosidad” de una persona y en ese sentido concederle ciertos derechos civiles como el derecho a contraer matrimonio.

El caso fue presentado por el político Avigdor Liberman del partido laico Yisrael Beytenu en representación de 11 personas a quienes las cortes rabínicas exigieron la prueba de ADN, pidiendo que se prohíba el uso de esta prueba para determinar si una persona es judía o no.

Estas controvertidas pruebas de ADN se desarrollaron para determinar si los judíos askenazí que se establecieron en el centro de Europa y la ex Unión Soviética son, en realidad, judíos.

La “judiosidad” se establece por parte de la madre. En 2006 se publicó un estudio de genetistas que establecieron en dos quintas partes de los askenazíes vínculos genéticos con cuatro “madres” judías fundadoras. Se trata de cuatro secuencias genéticas de ADN mitocondrial que, si vincula a la persona con una de estas cuatro “madres”, puede establecer que es judío.

Se trata de un controvertido análisis que desde el inicio se propuso ser usado por sus descubridores como excepción cuando ante las cortes rabínicas no se podía establecer la “judiosidad” mediante evidencia documental. Además, se estableció que no debería ser usado para rebatir lo judío a una persona declarada como tal.

Sin embargo, las cortes rabínicas, de las que hay privadas y públicas y que tienen jurisdicción para determinar asuntos concernientes con la religión, aparentemente han usado estos análisis, particularmente las privadas, sin mesura, obligando a las personas a tomarlos cuando tal cosa está supuestamente prohibida.

En el caso presentado, los peticionarios han pedido que se establezcan guías uniformes para el uso de estos análisis. Abogados del estado actuando a nombre del Gran Rabinato y de las cortes rabínicas respondieron señalando que existe una ley del 2000 que concede a los tribunales civiles y religiosos la capacidad de pedir estos análisis, siempre con consentimiento de la persona, pero se niegan a que se establezcan estas guías que pudieran ser una nueva codificación de normas religiosas.

En su defensa, el estado argumentó que desde 2013 sólo se han presentado 17 casos en que se ha usado este análisis mitocondrial para determinar la “judiosidad” de una persona y que siempre se ha solicitado el consentimiento.

El caso aún no ha sido resuelto, pero supone grandes implicaciones pues de ordenar el establecimiento de guías para su uso por las cortes rabínicas, podría hacer de una práctica aceptada por algunas cortes rabínicas privadas, una política del Gran Rabinato.

Más allá de esta situación hay otra cuestión que podríamos entender mejor quienes no somos judíos y que se refiere a la interferencia del estado y la religión en la garantía de derechos civiles esenciales como el de contraer matrimonio, ya que, si no se logra demostrar la “judiosidad” de alguno de los contrayentes, no se puede contraer el matrimonio religioso que es reconocido por el estado.

“Las pruebas genéticas para propósitos de genealogía ocurren en todo el mundo a escala masiva y están sólidamente respaldadas por investigaciones científicas”, declara Shai Carmi, genetista y profesor la Universidad Hebrea de Jerusalén.

“Pienso que es legítimo que cada persona se haga una prueba genética para conocer sobre su historia familiar”, dijo el académico. “En el contexto de las revisiones de ‘judiosidad’, la verdadera razón por la que es tan controvertido es, en mi opinión, no la prueba genética en sí, sino el hecho de que se use , o se pueda usar, como una condición para conceder derechos civiles básicos, y veo que eso debería ser el foco de la discusión”.

El asunto es mucho más complejo que lo aquí expuesto y en el enlace a The Times of Israel está el reportaje completo que aborda el asunto desde los muy variados puntos de vista, presentando incluso casos de personas que han tenido que demostrar que son judíos.

Más información timesofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net