Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 130
powered by social2s
Boda judía

 

Este 2 de octubre salió de una prisión en Israel Meir Gorodetsky, quien estuvo encarcelado 19 años por haber negado reiteradamente el divorcio o get a Tzviya Gorodetsky. De estos 19 años, sólo 15 meses los cumplió por haber cometido un delito.

Por ley, en Israel los matrimonios y divorcios en donde ambos esposos son judíos son facultad de las cortes rabínicas, beit din, que funcionan bajo la halacha o ley judía. Por tradición milenaria, la ley dispone que solo el hombre puede conceder el divorcio o get y no puede ser obligado de ninguna manera a concederlo. Este hecho se ha convertido en un medio de presión de un miembro del matrimonio, generalmente el esposo, para acordar pensiones alimenticias, custodia de los hijos o reparto de bienes. Las mujeres que han quedado atadas a estos matrimonios porque el esposo no otorga el get se conocen como agunah o mujer “encadenada”.

En 2012 el Knesset aprobó una ley en la que se faculta a estas cortes a apercibir al cónyuge renuente o “recalcitrante” para que otorgue el get, e incluso a imponer sanciones como medios de presión, entre las que se incluyen el embargo de cuentas bancarias, la negación de la licencia de conducir o imponer pena de cárcel. Antes del inicio de la vigencia de esta ley, se podían imponer ciertas penas, pero no eran frecuentes.

El caso de Meir Gorodetsky fue una de estas excepciones pues desde el 2000 fue encarcelado por orden de una corte rabínica como medio de presión para que otorgara el get a Tzviya. Ella solicitó por primera vez el get en 1995 después de un lamentable incidente de violencia doméstica en el que perdió al bebé que esperaba días antes de la fecha de parto. La corte rabínica tomó cartas en el asunto y ordenó al esposo a concederle el get en 30 días o a enfrentar la prisión. Tzviya dice que para la audiencia celebrada al cumplirse el plazo citado, Meir llegó se presentó a la corte con una nueva negativa y una maleta empacada dispuesto a ir a prisión.

Este esposo “recalcitrante” ha negado una y otra vez conceder el divorcio a su esposa y ni la prisión ni el confinamiento en solitario ni otras medidas tomadas han logrado que ceda y acepte que el matrimonio llegó a su fin desde hace muchos años.

En abril del año pasado, una corte rabínica privada ortodoxa anuló el matrimonio de los Gorodetsky. Se trata de una decisión que no es aceptada por las cortes rabínicas ni por el estado, pero que a Tzviya la ha parecido suficiente y le ha dado paz. Así, lograda la anulación, acudió a la corte rabínica para solicitar que se retirara el proceso en contra de Meir, exponiendo que ya no era necesario que otorgara el get.

Contrario a sus deseos, la corte rabínica decidió proceder ante un tribunal civil alegando que Meir se había negado a cumplir su orden de conceder el divorcio. Así, la Corte de Magistrados de Jerusalén encontró culpable en abril de este año al Meir Gorodetsky de incumplir una orden judicial y lo sentenció a 15 meses de prisión. Con esta sentencia Meir Gorodetsky no solo se convirtió en el hombre en estar en prisión más tiempo por negar el divorcio, sino en el primer sentenciado a petición de una corte rabínica por incumplir sus órdenes.

Como el caso ya no es impulsado, este miércoles, Meir Gorodetsky salió de prisión al haberse cumplido la sentencia impuesta por la Corte de Magistrados, la que tomó en cuenta tiempo que el esposo “recalcitrante” había pasado en prisión.

La salida de este sujeto enfrentó a las cortes rabínicas con el Centro de Justicia para las Mujeres, que apoyó a Tzviya en la petición para liberar a Meir.

Para nosotros, señalaron las cortes rabínicas, Tzviya “seguirá siendo una agunah”, pues no reconocen la anulación matrimonial concedida.

Como respuesta, el centro de Justicia para las Mujeres expresó que las medidas de las cortes rabínicas fallaron para defender los derechos humanos de Tzviya y de muchas mujeres que están en su mismo caso, por lo que “las cortes rabínicas del estado han perdido todo el mandato moral para mantener su monopolio sobre el divorcio en Israel”, pidiendo de forma urgente “un cambio profundo en las leyes de matrimonio y divorcio de Israel, incluidas las opciones civiles".

El pasado mes de junio el Gran Rabinato de Israel publicó estadísticas según las cuales los divorcios judíos en 2018 alcanzaron casi el 5 por ciento, revelando un incremento en el número de divorcios.

Más información timesofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen enlacejudio.com

powered by social2s