Parrilla de auto con logo de Volkswagen

 

Este lunes, el Tribunal Regional Superior de Braunschweig, Alemania, inició las audiencias de la acción colectiva presentada por 446,000 personas en contra de Volkswagen por el escándalo de 2015 conocido como Dieselgate, en el que Volkswagen instaló un software en vehículos que funcionan con diésel para encubrir las emisiones de contaminantes.

Las acciones colectivas son una figura novedosa en el sistema jurídico alemán, pues fue hasta el 2018 cuando el Bundestag aprobó la ley Musterfeststellungsklage, que se traduce como Acción Declarativa Modelo. Previo a la aprobación de la ley, los consumidores tenían que enfrentar solos los gastos legales de presentar una demanda lo que inhibía la mayoría de las veces el accionar de la justicia en contra de los prestadores de bienes o servicios.

Así, del Dieselgate, unos 26,000 alemanes tomaron acción individual en contra de Volkswagen. Muchos de estos litigios han terminado en acuerdos entre las partes lo que indica que los tribunales han estado inclinándose a favor de los consumidores. Por ejemplo, la semana pasada, el Tribunal Superior Regional de Frankfurt concluyó que el comprador que adquirió un vehículo con este “defecto” fue deliberadamente dañado por la empresa y ordenó el reembolso completo del vehículo.

La procedencia de la acción colectiva en contra de la armadora de automóviles se concretó en febrero de este año cuando la Corte Federal de Justicia de Alemania concluyó que el software instalado por Volkswagen en unos 11 millones de vehículos de diésel para manipular la emisión de contaminantes es un “defecto”.

De esta forma, con fundamento en la mencionada ley, y organizados por la Federación de Organizaciones de Consumidores de Alemania, Verbraucherzentrale, vzbv, y el club de automovilistas más grande del país, ADAC, los miles de consumidores afectados presentaron la acción colectiva. Lo anterior por que la ley dispone que estas demandas sólo pueden ser representadas por asociaciones de consumidores, estableciéndose un límite mínimo de consumidores afectados. Los afectados adquirieron vehículos Volkswagen y de sus subsidiarias Audi, Seat y Skoda, con el mencionado defecto.

Al ser una figura novedosa, varios abogados han advertido a los demandantes que mejor se retiren de la acción colectiva porque no les garantiza que recibirán una compensación por daños. De esta forma, una firma legal en Nuremberg, Dr. Hoffman y asociados, advirtió que el Tribunal Superior de Braunschweig sólo determinará si Volkswagen debe una compensación a los compradores de los vehículos. "En el mejor de los casos, solo verán aclaradas sus preguntas preliminares sobre asuntos relacionados con el consumidor ... y no recibirán ningún dinero durante mucho tiempo", declararon los abogados de la firma.

Lo anterior porque si se determinara que hay derecho a una compensación, dijeron los abogados, los demandantes deberán llevar en lo individual se reclamo para obtenerla. Y si, por el contrario, perdieran, no podrían presentar una nueva acción en lo individual.

Según declaraciones recientes del responsable de finanzas del consejo del Grupo VW, Frank Witter, Dieselgate ha costado hasta el momento 30 mil millones de euros entre multas, compensaciones, reembolsos y reparaciones. Por otros riesgos legales, como el que podría devenir de esta acción colectiva, la empresa anunció que ha apartado provisionalmente mil millones de euros adicionales, pero que no descartan otros costos adicionales.

Más información dw.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net