Letrero de prohibido

 

A partir del próximo 1º de octubre, los rusos no podrán fumar en los balcones de sus departamentos ya que inician vigencia las nuevas disposiciones que prohíben el “fuego en descubierto”.

Inicialmente los fumadores creían que la medida sólo se aplicaba a los “borrachos que asan a la parrilla kebabs en los balcones”, como lo declaró un ejecutivo de una empresa tabacalera. Las autoridades, sin embargo, pronto salieron a desmentirlo y a aclarar el asunto, asegurando que la medida no sólo se aplica a esos casos, sino también a los fumadores y a todos los que enciendan fuego en esas zonas.

Se trata de una medida de seguridad contra incendios que prohíbe fumar también en áreas comunes de edificios y dormitorios y cuyo incumplimiento se castiga con una multa de hasta 3,000 rublos, equivalentes a unos 42 euros. Sin embargo, dejar un cigarrillo prendido y que este sea la causa de un incendio puede dar a paso al fincamiento de responsabilidades penales.

La medida, como era de esperarse, ha enfurecido a los fumadores que viven en Rusia y que usualmente salen al balcón a fumar. “¿De qué sirve un balcón si no puedes fumar ahí?”, preguntó un usuario del sitio web TJournal respecto de la noticia.

Andrey Loskutov, presidente del movimiento ruso por los derechos de los fumadores declaró a la agencia de noticias Interfax lo siguiente: “Han prohibido [fumar] en todos lados. Ahora recordaron que habían olvidado los balcones”.

Aunque muchos fumadores han señalado que prohibir fumar en propiedad privada es insensato, en otros países también se ha limitado el derecho de fumar en balcones porque afecta a terceros. Así, en 2015, la Corte Federal de Alemania, Bundesgerichtshof, BGH, máxima instancia en asuntos civiles y penales, concluyó que es legítimo limitar el acceso en los balcones de edificios residenciales para fumar pues el humo es una “molestia sustancial” para los vecinos.

Y en un caso que enfrentó a una mujer y a sus vecinos del departamento de arriba, tomando en cuenta el antecedente antes señalado, un tribunal limitó el horario de la mujer para fumar en el balcón de su departamento en Berlín, con el riesgo de la imposición de una multa de hasta 250,000 euros o seis meses de prisión por incumplimiento.

En Tailandia la prohibición ha ido un poco más allá y desde el pasado mes de agosto ha quedado prohibido fumar dentro de las casas cuando se pone en riesgo la salud de otras personas por la inhalación del humo. Se trata de una disposición más simbólica que otra cosa por su dificultad para ser ejecutada, pero que se aprobó para proteger fundamentalmente el derecho a la salud de los niños a no quedar expuestos al humo de segunda mano.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net