Persona fumigando

 

Como medida precautoria, el jueves 19 de septiembre un tribunal de París, Francia, ordenó que se congelaran cuentas de Dow France por 99 millones de euros, en tanto inicia el caso presentado por trabajadores nicaragüenses que quedaron estériles debido al uso de pesticidas de tres empresas químicas entre ellas Dow Chemical, en plantaciones estadunidenses.

El caso, que está previsto para iniciar en el Tribunal de Grande Instance de Paris, TGI, en enero 2020, fue presentado por 1,245 trabajadores nicaragüenses de plantaciones de plátanos que en la década de los 80 fueron fumigadas con el pesticida Nemagon que contiene un componente, dibromocloropropano o DBCP, que al causar esterilidad fue prohibido en los Estados Unidos en 1977. Pese a conocer los riesgos, las compañías químicas que distribuían el pesticida, Dow Chemical, Shell Oil y Occidental Chemical, ahora OxyChem, siguieron vendiendo el producto en países con legislaciones menos protectoras y las propietarias de las plantaciones bananeras o de plátanos como, Dole Fruit, Del Monte Fruit y Chiquita, domiciliadas en los Estados Unidos, los siguieron usando.

Los trabajadores expuestos al pesticida quedaron estériles. Tratando de obtener compensación, en la década de los noventa iniciaron demandas en los Estados Unidos, las cuales fueron rechazadas porque los hechos no ocurrieron en ese país. Así, llevaron sus casos ante los tribunales nicaragüenses, país en donde, en apoyo a las acciones legales, se expidió una ley que ordenaba a las empresas químicas a presentar una fianza de US$100,000 por cada demanda presentada en su contra,

El caso en Nicaragua llegó hasta la Suprema Corte, tribunal que concluyó a favor de los trabajadores y ordenó a las empresas estadunidenses a compensarlos con 805millones de dólares por los daños causados. Las empresas se negaron a cumplir con el fallo aduciendo que los tribunales nicaragüenses no tenían jurisdicción por ser empresas estadunidenses o señalando que no se había respetado su derecho a un debido proceso.

Los tribunales de Estados Unidos también desecharon las demandas que pedían se ejecutara la sentencia de compensación y, hasta la fecha, los trabajadores no han visto cumplida esa sentencia. Hay que aclarar, sin embargo, que muchos trabajadores aceptaron compensaciones ofrecidas por la empresa de alimentos Dole, la única que llegó a un acuerdo. Esta acción legal es iniciada por aquellos que no aceptaron parte de los 41 millones de dólares que la empresa repartió entre 26,000 trabajadores de sus plantaciones en Centroamérica, Filipinas y diversos países de África.

El caso está siendo presentado en Francia en donde se pide al tribunal que ejecute la sentencia de Nicaragua, lo que significa que los magistrados deberán analizar si el proceso en Nicaragua fue apegado a Derecho y, de ser así, ordenar la ejecución de la sentencia. En este sentido fue que se ordenó la inmovilización de fondos de Dow France, para el caso que se falle en su contra.

Si el tribunal francés falla a favor de los 1,245 trabajadores nicaragüenses, se abre la puerta para que puedan exigir el pago de la compensación no sólo de Dow en Francia, sino en otros países europeos donde Shell Oil, OxyChem y las empresas de alimentos operan, debido a una directiva europea que señala que una sentencia expedida por un tribunal de un país miembro de la Unión Europea debe ser ejecutada en otros países miembros.

“Vivimos en un mundo globalizado donde es fácil para las empresas multinacionales esconder bienes y no permitir que la justicia y las órdenes judiciales sean ejecutadas”, declaró al respecto el abogado François-Henri Briard, miembro del equipo legal internacional que representa los intereses de los trabajadores. “Es esto lo que las empresas de Estados Unidos hicieron en Nicaragua: Envenenaron personas, fueron sentenciados por los tribunales y se fueron sin pagar”. Algo semejante a lo que Chevron hizo en Ecuador.

El proceso representa, además, otra situación para las empresas pues al tratarse de una demanda millonaria sus accionistas debían conocer que existe el riesgo de deber de pago, lo que hace variar el precio de sus acciones. Si se confirma que esta información no ha sido revelada, las empresas también podrían ser demandadas por sus accionistas en Estados Unidos, como es el caso de la demanda presentada en Nueva York en contra de Exxon por ocultar información sobre el cambio climático.

Ya veremos cómo analiza en el tribunal francés el caso sobre la actuación de los tribunales nicaragüenses, porque, a fin de cuentas, de esto se trata esta demanda, de una supervisión del sistema judicial de un país “tercermundista” por uno “desarrollado”.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net