Cama destendida

 

Tras décadas de análisis y redacciones, el poder legislativo de Indonesia, Asamblea Consultiva Popular, está por aprobar un nuevo Código Penal en el que se tipifican como delito varias situaciones controvertidas como el adulterio o insultar al presidente.

La iniciativa que está por ser votada por los legisladores en los próximos días es un documento de 628 artículos que actualizan el Código Penal vigente que data de la era de la colonia cuando Indonesia era colonia neerlandesa. Indonesia alcanzó su independencia en 1949.

El nuevo documento contiene, sin embargo, varios artículos que diferentes organizaciones han señalado que atacan directamente los intereses de mujeres, minorías religiosas (el país es mayoritariamente musulmán), integrantes de la comunidad LGBTQ, y coarta los derechos de libre expresión y de asociación.

Así, por ejemplo, el adulterio queda penalizado y es sancionado con hasta un año de prisión. Pero no implica nada más esta acción, sino toda relación sexual que se tenga fuera del matrimonio. Se trata de un artículo que los analistas señalan que podría ser utilizado también para perseguir a personas de la comunidad LGBTQ.

En este sentido, las parejas que convivan fuera del matrimonio pueden ser sentenciadas hasta a seis años de prisión. Estas parejas pueden ser denunciadas por los jefes de las comunidades o villas.

Por otro lado, se dispone que sólo profesionistas en la salud y “voluntarios competentes” pueden discutir temas de contracepción y planificación familiar. Esta nueva censura podría repercutir, opinan los críticos, en un nuevo incremento de las muertes materno-infantiles las que se han reducido en los últimos años gracias a la difusión de información.

Asimismo, sólo los médicos pueden decidir sobre los abortos y las mujeres que se provoquen uno podrán ser sentenciadas hasta a cuatro años de prisión.

Por otro lado, se reconoce cualquier “ley viva”, lo que se refiere a la Sharia o ley musulmana, lo que es indicativo de la tendencia creciente hacia la protección del islam frente a otras religiones minoritarias. En este sentido, también se fortalecen las leyes de blasfemia, con los peligros que implican como se ha visto en países como Pakistán.

También se tipifica como delito ofender al presidente o al vicepresidente, lo que pondría un cerco a la libertad de expresión y de prensa, como se demostró en Ecuador durante el gobierno de Rafael Correa en el que la misma acción era delito o como sucede en Turquía.

Diez años de prisión se podrán dictar en contra de personas que se involucren en organizaciones marxistas leninistas, lo que también pone un límite al derecho de asociación.

“La iniciativa de Código Penal de Indonesia es desastrosa no sólo para las mujeres y las minorías religiosas o de género, son para todos los indonesios”, declaró sobre el particular Andreas Harsono, investigador de Human Rights Watch. “Los legisladores deben eliminar todos los artículos abusivos antes de aprobar la ley”,

Por lo pronto los activistas han pedido al presidente Joko Widodo, quien recientemente ganó la prórroga de mandato, que no la ratifique en tanto se hacen las revisiones pertinentes.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net