Suero

 

Un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones de Saskatchewan, Canadá, deberá resolver si las críticas que una enfermera registrada hizo en Facebook sobre los deficientes cuidados que su abuelo recibió antes de morir deben ser sancionados por dañar la reputación de una institución o si quedan protegidos por la libertad de expresión.

El caso se refiere a Carolyn Strom, enfermera, quien escribió en Facebook que los cuidados paliativos que su abuelo había recibido en la institución de salud de Macklin eran insuficientes. Sus palabras llamaron la atención del personal que trabaja en esa institución quienes presentaron una queja ante la organización de enfermeros, Saskatchewan Registered Nurses Association (SRNA).

La SRNA, habiendo escuchado el caso, concluyó que sus palabras no estaban protegidas por la libertad de expresión porque la Carta de Derechos y Libertades de Canadá no es absoluta. Concluyeron que, al haberse identificado Carolyn en su perfil de Facebook como enfermera, dañó la reputación de los empleados de salud de la institución donde estaba ingresado su abuelo, lo que es una conducta contraria al código de ética de los enfermeros de Saskatchewan.

La enfermera Strom fue multada con 26,000 dólares canadienses.

La sanción fue apelada y esta semana las partes tuvieron audiencia frente a los jueces en la que pudieron exponer sus puntos de vista.

A favor de Carolyn habló su abogado Marcus Davies, quien dijo que ella sólo ejercitó su libertad a expresarse, lo que puso incómodas a varias personas. “La señora Storm es culpable de nada más serio que eso”, declaró el abogado. “Aparentemente ella incomodó a una institución y a algunos de los que trabajan en ella”.

El abogado Davis expuso, además, que durante el procedimiento disciplinario se cometieron varios errores como citas equivocadas de decisiones legales y la mala exposición de ciertas decisiones judiciales para ajustarlas a su sanción.

A favor de Carolyn también intervino la Asociación de Libertades Civiles de Columbia Británica, cuya abogada Megan Tweedie dijo: “Si se sostiene la sanción y su multa de 26,000 dólares se confirma, verdaderamente enviará el mensaje de que no puedes criticar nada del sistema de salud si eres un profesional de la enfermería”.

Exponiendo los argumentos de la asociación de enfermería de Saskatchewan compareció el abogado Robert Lepage quien expuso que las palabras de la enfermera no podían ser amparadas por la libertad de expresión porque habían afectado a un grupo específico. Señaló que sus opiniones no abrieron ningún debate porque el personal de la institución criticada no tuvo la oportunidad de responder públicamente a las acusaciones.

“En lo que ella participó fue en un ataque unilateral en contra de la reputación de una institución y de un grupo identificable de trabajadores del sector salud”.

En un momento de su exposición, el abogado Lepage dijo que las palabras de Carolyn Strom fueron “noticias falsas”, pero tuvo que retractarse cuando los jueces advirtieron que sus críticas no fueron probadas como falsas.

El abogado también negó que la sanción impuesta envié el mensaje al personal de enfermería de Canadá de no hablar, pero advirtió: “Lo cierto es que los canadienses resultarían dañados si el personal de enfermería pudiera decir lo que quisiera sobre los establecimientos médicos sobre cómo se sienten ese día” y agregó que los canadienses “perderían la confianza en el sistema de salud y perderían la confianza en los intereses de todos los enfermeros”.

El panel de jueces deberá decidir próximamente si las palabras de la enfermera respecto de los cuidados a su abuelo mancharon la reputación de su profesión o si tiene el derecho de expresar sus ideas y puntos de vista al respecto.

Más información vancouversun.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net