Firma de documento

 

En una historia que tiene muchas preguntas sin resolver, la semana pasada se presentaron cargos en el estado de Indiana, Estados Unidos, en contra de Michael y Kristine Barnett por negligencia grave tras haber abandonada a su hija adoptiva a quien cambiaron la edad de 11 a 22 años.

Kristine Barnett es bien conocida en la comunidad de personas con autismo al haber escrito un libro sobre su experiencia con su hijo Jake Barnett, quien a los dos años fue diagnosticado con autismo y que es un genio en las matemáticas que actualmente estudia un doctorado en gravedad cuántica en el Perimeter Institute. Debido a la historia de Jake entre 2012 y 2013 los Barnett tuvieron mucha notoriedad.

Lo que en ese entonces no se supo mucho es que adoptaron a una niña con discapacidad que llegó a vivir con ellos en 2010. La niña es original de Ucrania y padece displasia espondiloepifisaria congénita (DEEC) que es un raro trastorno de los huesos en crecimiento que da lugar a enanismo esquelético típico.

Todo lo que rodea a la niña es un misterio, incluyendo su edad. Ella dice haber llegado a Estados Unidos en 2008 para ser adoptada por otra pareja, pero que cuando eso no sucedió fue adoptada por los Barnett quienes en 2010 la llevaron con varios médicos para conocer su edad exacta. Ese dato no se pudo conocer y mientras un médico dijo que tenía 8 años, otro dijo que 11. Sin embargo, en 2013 legalmente cambiaron la edad de la niña de 11 a 22 años, rentaron un departamento en Lafayette, Indiana, y la dejaron ahí mientras ellos mudaron su residencia a Canadá para que Jake siguiera sus estudios de postgrado.

No queda claro cómo pudieron cambiar legalmente la fecha de nacimiento de la niña. La policía no ha proporcionado detalles al respecto, sin embargo, Kristine Barnett filtró a los medios una carta de un presunto médico que certificó que la niña no era niña sino un adulto completamente desarrollado y que había hecho su medio de vida mentir sobre su edad. Este mismo documento asegura que fue diagnosticada con sicopatía y sociopatía. Ni la autenticidad de esta carta ni la existencia del presunto médico han sido verificados.

Aparentemente la niña sobrevivió gracias a la ayuda de vecinos, pero cuando se terminó la renta pagada por sus padres, fue desalojada y despareció. La policía tendrá que dar detalles sobre la forma en que subsistió durante estos años.

En 2014 Michael y Kristine se divorciaron y en septiembre de ese mismo año el sheriff del condado de Tippecanoe rastreó a la niña gracias a la denuncia que el director de escuela presentó preocupado por su bienestar. En ese entonces la niña tendría entre 12 o 13 años, aunque legalmente tenía veintitantos.

En febrero de 2016 la niña abandonó los condados de Tippecanoe y Lafayette y supuestamente otra pareja aplicó para ser sus guardianes legales a lo que se opusieron los Barnett. En enero de 2018 la pareja desistió de adoptar a la niña, aunque se desconocen las razones.

También de forma misteriosa, no fue sino hasta la semana pasada que la policía presentó cargos en contra de los Barnett por el abandono de la menor, aunque ninguno de los dos ha sido procesado hasta el momento.

Esta extraña historia ha sido reportada por una televisora, WISH-TV, la que ha tratado de llenar los vacíos. Sin embargo, será hasta que inicie el proceso legal cuando se puedan esclarecer las muchas preguntas que deja este caso que un oficial de policía dijo que tiene todos los ingredientes para convertirse algún día en un programa de televisión.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net