Soldados con armas

 

Ante los tribunales de Israel, dos jóvenes mujeres de 19 años presentaron este martes una petición en la que solicitan que se les permita prestar sus servicios en las Fuerzas de Defensa de Israel, IDF por sus siglas en inglés, como parte de equipo en los tanques.

Se trata de Or Abramson y Maayan Halbershtat quienes piden que se les permita entrar en la división blindada como equipo en tanques cuando sean seleccionadas para entrar al ejército en marzo de 2020. Lo anterior porque, aunque se lanzó con éxito un programa piloto para que las mujeres pudieran formar parte del equipo en los tanques, el ejército decidió detener este programa de integración argumentando costos de logística y de recursos.

“Yo creo en el ejército, no entiendo porqué ellos no creen en mí. El rol [de combate] debe satisfacerse con personas que quieran contribuir y tengan la capacidad de hacerlo. No importa su género”, declaró sobre la demanda Or Abramson a la estación de radio Army Radio.

De esta forma, la demanda se dirige en contra del primer ministro Benjamín Netanyahu en su calidad también de secretario de la defensa, del director de personal de las IDF, Aviv Kohavi, y del estado de Israel.

Las jóvenes piden que se expliquen las razones por las cuales no se han incorporado mujeres en la División Blindada, pese a que se concluyó con éxito un programa piloto diseñado para ver si las mujeres podían operar tanques en “operaciones rutinarias de seguridad” dentro de las fronteras de Israel, no en guerra ni en combate detrás de las líneas enemigas. En este programa se permitió a las mujeres servir como instructoras de operación de tanques y en varios roles en las divisiones de infantería, fuerza aérea, artillería y fuerzas especiales.

Terminado el programa y pese a que se declaró que había sido exitoso, las mujeres que operaban tanques regresaron a prestar servicio a la división de infantería regular en el batallón mixto Caracal.

El programa piloto fue parte del proyecto de las IDF de incorporar a las mujeres en otras divisiones de combate para lograr una integración en el ejército. Esto porque casi se ha quintuplicado el número de mujeres que sirve en las IDF de 547 en 2012 a 2,700 en 2017. El pasado verano, unas 1,000 mujeres fueron incluidas en las IDF para servir en unidades de combate, el mayor número de mujeres registrado en la historia del ejército de Israel.

La integración, por supuesto, tiene varios detractores, algunos de los cuales acusan que se trata de un proyecto de extrema izquierda para debilitar la defensa de Israel alegando que los requisitos de ingreso para las mujeres son menos estrictos, lo que, aducen, es un signo de que la efectividad de las fuerzas armadas ha disminuido.

El ejército, por su parte, ha reiterado que la integración de mujeres en posiciones de combate no se trata de una agenda social, sino que obedece a consideraciones prácticas, puesto que se requiere de todas las mujeres y hombres disponibles para defender el territorio.

Difícil imaginarse a Gal Gadot, quien protagonizó La Mujer Maravilla, en un tanque de guerra, aunque cuando prestó servicio en las IDF lo hizo como instructora de combate.

Más información timesofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net