Refrigerador de supermercado con bebidas

 

El pasado 3 de septiembre, la Audiencia Provincial de Barcelona, en España, concedió a la empresa japonesa Suntory los derechos exclusivos de comercialización en España del agua tónica Schweppes, prohibiendo con la resolución la importación del agua tónica Schweppes fabricada por Coca-Cola en el Reino Unido.

Schweppes Company fue fundada en 1783 en Ginebra, Suiza. En 1792, la empresa se mudó a Londres y en 1969 se fusionó con la entonces empresa británica Cadbury. En 1957, a través de una franquicia, Schweppes se estableció en España. En 2008, con la separación entre Cadbury y Schweppes, en España pasó a ser Orangina Schweppes y en 2009 fue adquirida por la empresa japonesa Suntory (propietaria, entre muchas otras, de marcas de tequila como Sauza y Hornitos y de los restaurantes Suntory en México). Con esta transacción, Suntory adquirió los derechos de marca de Schweppes en Andorra, Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Hungría, Italia, Liechtenstein, Luxemburgo, Mónaco, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, San Marino, Eslovaquia, España, Suecia y Suiza.

Desde 2006 la marca de Cadbury fue adquirida por diferentes empresas en varios países, de tal forma que cuando en 2008 Cadbury y Schweppes se separaron, esta última fue adquirida por Keurig Dr Pepper en la que Coca-Cola tiene participación. De esta forma, en el Reino Unido la tónica Schweppes en fabricada por Coca-Cola. En México, es fabricada por Grupo Peñafiel que es una división de Keuring Dr. Pepper.

Desde 2014 Suntory se quejó ante los tribunales españoles por la comercialización en ese país de la tónica Schweppes fabricada en el Reino Unido por Coca-Cola, demandando a la empresa española Red Paralela por la importación y comercialización de la bebida en territorio español.

Como parte de su defensa, Red Paralela se fundamentó en una directiva europea que dispone que cuando se tiene el derecho de marca de una empresa europea, no se puede prohibir la comercialización de esta marca en el territorio de la Unión Europea. Es decir, Suntory no podía impedir la venta en España del agua tónica Schweppes fabricada en el Reino Unido puesto que Red Paralela tenía el permiso del titular de la marca allí, Coca-Cola, y España forma parte de la Unión Europea.

El titular del Juzgado Mercantil número 8 de Barcelona presentó al Tribunal de Justicia de la Unión Europea la pregunta de la interpretación de la directiva europea. La conclusión del tribunal europeo, cuya decisión no es vinculante, es decir, no obliga al tribunal español, fue que el titular de una marca en un país no puede oponerse a la importación de productos idénticos de la misma marca procedentes de otro Estado miembro donde la marca tenga otro titular siempre y cuando se den uno de estos supuestos: Primero, cuando "el titular, solo o coordinando su estrategia de marca con ese tercero, ha seguido promoviendo activa y deliberadamente la apariencia o la imagen de una marca global y única", creando así "confusión" sobre el origen de los productos. O, en segundo caso, cuando haya "vínculos económicos" entre el titular, Suntory, y la otra empresa Coca-Cola, en el sentido de que "coordinan sus políticas comerciales o se conciertan para ejercer un control conjunto sobre el uso de la marca".

En primera instancia el juez interpretó que había una concertación entre las empresas para comercializar la marca en España y falló a favor de Red Paralela. El fallo fue apelado por Suntory y esta vez se le concede la razón puesto que la Audiencia Provincial concluyó que no se presentó suficiente evidencia para advertir esta concertación para explotar la marca ni que sus estrategias estén coordinadas para promover una imagen global y única de la marca.

En este sentido, se condena a Red Paralela a "cesar de toda importación y/o comercialización y/o almacenamiento y/o distribución en España, de cualesquiera productos identificados con la marca Schweppes" que no hayan sido fabricados por las filiales del grupo Suntory en España o sin su autorización y a retirar todo material de embalaje o publicitario "en los que se haya materializado la violación sobre la marca Schweppes". También, ordena la "destrucción" de los productos con la marca Schweppes que estén en posesión de Red Paralela y condena a Red Paralela a pagar una indemnización a Suntory de 293.480 euros, equivalente al 5% de la facturación de 5,9 millones de euros obtenida por la venta, entre 2009 y 2014, de 17,3 millones de botellas británicas de tónica Schweppes en España.

El fallo puede ser apelado ante el Tribunal Supremo, pero con la salida del Reino Unido de la Unión Europa, presuntamente a finales del próximo mes, Red Paralela se queda sin fundamento en la directiva europea que deja de aplicar para el Reino Unido. De cualquier forma, Brexit suponía prácticamente el final del negocio de la tónica Schweppes británica en territorio español.

Más información elpais.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de Igor Ovsyannykov en Pixabay