Computadora y representación de personas

 

Este miércoles 4 de septiembre, un juez federal de los Estados Unidos concluyó que incluir a ciudadanos estadunidenses en la base de datos de sospechosos de terrorismo es violatorio de sus derechos constitucionales, cuestionando con ello la constitucionalidad de las listas de personas que el FBI y el Departamento de Seguridad Interior tienen.

La lista, conocida como Terrorist Screening Database, TSDB, es mantenida por el FBI a través del Terrorist Screening Center, aunque otras entidades de gobierno pueden proponer la inclusión de nombres sin develar las razones por las cuales son incluidos.

En 2017 la lista incluía a 1.2 millones de personas, la gran mayoría de ellos extranjeros, aunque incluye a unos 4,600 estadunidenses que están protegidos por la Constitución de ese país.

Se trata de una lista que es menos restrictiva que otra que se conoce como No Fly List (que evita que las personas incluidas en ella puedan abordar un avión en territorio estadunidense o estar en alguna aeronave que sobrevuele su territorio), pero que puede presentar restricciones de ingreso al país, someter a la persona a una mayor revisión en puertos y aeropuertos, negarles subsidios del gobierno o incluso contratos.

El caso en contra de esta base de datos fue presentado por 19 ciudadanos estadunidenses, representados por el Council on American-Islamic Relations, acusando que la inclusión de sus nombres en la TSDB violaba su derecho al debido proceso porque no habían recibido ninguna notificación de su inclusión en la base de datos ni se les había conferido la oportunidad de rebatir las razones de la inclusión. Así, durante el proceso se escucharon sus testimonios sobre detenciones y acoso al momento de querer ingresar al país.

Los abogados del estado pidieron, por su parte, que se desechara la demanda argumentando, entre otros, que los demandantes no estaban legitimados y que la decisión sobre la base de datos corresponde tomarla al poder ejecutivo porque el combate al terrorismo es un asunto de seguridad nacional.

El caso fue escuchado por el juez Anthony J. Trenga de la Corte de Distrito de los Estados Unidos de Virginia del Este, quien fue nombrado por George W. Bush en 2008, y que falló a favor de los quejosos porque al ser los estándares de inclusión en la lista muy vagos y poco precisos, se violan los derechos de los ciudadanos estadunidenses.

“El tribunal concluye que el riesgo de la equivocada privación de la libertad de los demandantes de viajar y a su reputación es alta y los procedimientos de salvaguarda existentes en este momento no son suficientes para enfrentar este riesgo”, escribió en su decisión en juez Trenga.

“Mientras que la inclusión en la TSDB no significa una prohibición total de viajes internacionales de la misma forma que la inclusión en la No Fly List”, escribió el juez, “el amplio rango de consecuencias del estado del individuo en una lista de vigilancia, lo hacen más análogo a la No Fly List que a los tipos de regulaciones que los tribunales han encontrado como regulaciones razonables que siguen facilitando acceso y uso de los medios para viajar”.

El juez notó, asimismo, que esta lista es usada por agencias del gobierno para verificar a contratistas y es compartida por las policías estatales y locales, lo que significa el riesgo “de ser rodeado por la policía, esposado en frente de sus familias y detenido durante muchas horas”, se incrementa.

Si bien el juez coincidió que los procedimientos de protección de los derechos de los incluidos en esta lista son inadecuados, no estableció los remedios y en su lugar pidió al Departamento de Justicia y a los abogados de los quejosos que le informaran “el tipo de solución que puede lograrse para proteger adecuadamente los derechos constitucionales de los ciudadanos sin comprometer excesivamente la seguridad pública o la seguridad nacional”.

Desde los ataques de septiembre de 2001 en los Estados Unidos, esta lista se ha ido engrosando con nombres de personas que, por diversas y poco transparentes razones pueden ser considerados “posibles” terroristas.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net