Apretón de manos

 

Los padres de un adolescente que se suicidó en el estado de Illinois, Estados Unidos, después de haber sido confrontando en la escuela por un video sexual casero, han llegado a un acuerdo extrajudicial para retirar la demanda en contra del colegio, la ciudad, el distrito escolar y directivos de la escuela.

Se trata del caso de Corey Walgren quien el 11 de enero de 2017 se quitó la vida, tres horas después de haber sido confrontado por los directivos de la escuela a la que asistía en la ciudad de Naperville, Illinois, sobre la presunta realización de un video casero de él teniendo relaciones sexuales.

Los padres de Corey presentaron una demanda civil por muerte por negligencia en contra de la ciudad de Naperville, el distrito escolar, la escuela, dos directores y el oficial de policía que custodiaba la escuela. En su demanda argumentaban que la forma agresiva en que confrontaron a su hijo, diciéndole que enfrentaba cargos penales por pornografía infantil y que podría tener que registrarse como ofensor sexual, llevó a su hijo, un alumno destacado, a cometer suicidio.

En primera instancia el caso fue revisado por la juez federal de distrito Andrea Wood quien concluyó que los demandados no tenían responsabilidad legal en la muerte del adolescente de 16 años.

Si bien la juez condenó la forma agresiva en que el joven fue confrontado y reprendido en la escuela por los directivos y que ese regaño pudo haber sido la causa por las que un joven sin aparentes problemas de salud mental considerara el suicidio como opción, las técnicas de interrogación usadas por los directivos escolares, “fueron tácticas de interrogación ordinarias usadas por la policía”.

Para la juez Wood, establecer una responsabilidad legal requiere que se efectúe una conducta “tan extrema que pase todos los límites posibles de la decencia y que se percibida como intolerable en una comunidad civilizada”, lo que asegura, no sucedió en este caso pese a la problemática forma en que los directivos enfrentaron la situación.

Desechando también la acusación de la familia Walgren de que las autoridades no fueron sensibles al estado emocional de su hijo, la juez Wood desechó la demanda. Sin embargo, los padres decidieron presentar una apelación ante el 7º Circuito.

La apelación estaba en trámite cuando las partes llegaron a un acuerdo en el que aceptaron pagar a la familia Walgren US$125,000. Se trata de un acuerdo que aún debe ser aprobado judicialmente.

El caso de Corey Walgren impulsó una reforma legislativa en el estado de Illinois según la cual los directivos y funcionarios de las escuelas tienen prohibido interrogar a estudiantes menores de 18 años sin la presencia de un padre, tutor o representante legal, salvo que se trate de caso de extrema urgencia. Se trata de una reforma que inició vigencia el pasado mes de agosto con el nuevo ciclo escolar.

“La historia de Corey Walgren llega al corazón de cada padre”, dijo la representante que impulsó la reforma legislativa, Stephanie Kifowit. “Necesitamos reconocer que los cerebros de los jóvenes no están completamente desarrollados y que necesitan un tratamiento diferente… Lo que pasó con Corey no debió haber pasado”.

Es interesante notar cómo se van abordando estos temas de bullying, sexting y demás situaciones que implican a los jóvenes y su seguridad en las diferentes legislaciones porque mientras en Illinois la reforma parece atar las manos de los directivos, en Finlandia se ha aprobado una ley para que puedan remitir directamente a la policía a los estudiantes que cometen actos graves de bullying que se puedan tipificar como delitos.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net