Embarazada

 

Este lunes, un juez de un tribunal de protección en Londres, Inglaterra, concluyó que, en el caso de falta de capacidad mental de una mujer durante el parto, los médicos pueden decidir por ella y realizar una cesárea si es en el mejor interés de ella y de su hijo.

Se trata del caso de una mujer que fue diagnosticada con bipolaridad, con un historial de episodios depresivos y psicóticos. Ella está próxima a entrar en trabajo de parto y repetidamente ha declarado que la cesárea es lo último que haría, manifestando su completo rechazo hacia esta operación.

Para los médicos psiquiatras y ginecológicos tratantes el caso revierte especial importancia porque dicen que es posible que la mujer entre en estado de agitación y posible episodio psicótico durante el alumbramiento, lo que podría impedir su capacidad mental para tomar decisiones y permitir que le practiquen la cesárea en caso de ser necesario para salvar la vida de su bebé y de ella.

Por esta razón, las instituciones de los médicos tratantes de la mujer, cuya identidad no se puede revelar por órdenes judiciales, pidieron a un tribunal de protección que se pronunciara sobre el tema.

El tribunal de protección es el que tiene la capacidad de resolver los asuntos financieros o de bienestar de las personas que carecen de la capacidad de ejercicio para tomar sus propias decisiones, como los abogados del estado plantearon en este caso.

Al exponer la situación, la abogada que representó a las instituciones de salud, Bridget Dolan, dijo: “Si bien la opinión actual es que su deficiencia o alteración de funcionamiento de su mente o celebro, es decir, el desorden bipolar afectivo, no afecta su capacidad de consentir a tratamiento obstétrico, su médico psiquiatra es de la opinión de que existe un riesgo sustancial de que su condición empeore próxima o durante la labor de parto al punto de que su capacidad se vea afectada”.

“Órdenes y/o declaraciones anticipadas son solicitadas para permitir la previsión legal del tratamiento y cuidado como es clínicamente indicado, incluida la cesárea de emergencia para [ella] y para su hijo no nacido para asegurar su salud y seguridad y minimizar el riesgo de cualquier daño significativo y duradero”.

Al resolver el caso, el juez Hayden dijo que escasas veces se consideraba si los médicos tenían la capacidad de anular los deseos de los pacientes si estos pierden la capacidad de tomar decisiones y que tenía sus dudas al respecto, pero añadió que este caso es excepcional por la situación de la mujer. De esta forma concluyó que los médicos pueden tomar la decisión de practicar la cesárea si durante el parto ella pierde la capacidad de decidir debido a su salud mental y así lo exigen las condiciones médicas.

Cabe señalar que la mujer no tuvo representación legal durante la audiencia del caso. El juez explicó que fue debido a la urgencia de la situación que se presentó la solicitud lo que no concedió tiempo suficiente para que la paciente instruyera a un abogado ni para que un abogado le proporcionara asesoría. Sin embargo, en el caso intervino el abogado Parishil Patel como guardián de los intereses de ella, en calidad de amicus o amigo de la corte.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial concediendo crédito a miabogadoenlinea.net