Seúl, Corea del Sur

 

La Suprema Corte de Corea del Sur ordenó este jueves la reposición de los juicios por cohecho en contra de la expresidente Park Geun-hye, del vicepresidente de Samsung Electronics Lee Jae-yong, y de Choi Soon-sil, confidente de la expresidente Park.

La decisión no es de ninguna manera una buna noticia para las partes, particularmente para el heredero y alto ejecutivo de Samsung puesto que la Suprema Corte ordenó la reposición de los procesos considerando que el tribunal de primera instancia falló al no haber considerado por separado los cargos de sobornos de otras imputaciones, con fundamento en la Ley de Elección de Funcionarios Públicos que dispone que las acusaciones de cohecho a los funcionarios elegidos se deben decidir separadamente de las acusaciones de otros delitos.

De este proceso, la expresidente Park Geun-hye fue sentenciada a 25 años de prisión. Por las acusaciones de soborno, propiciadas en gran medida por el caso del hundimiento del ferry Sewol, llevaron a que se efectuara un juicio político a Park en el último año de su mandato de cinco. Se han dictado otras sentencias de prisión a la política en diferentes procesos.

Por su parte, Lee Jae Yong, vicepresidente de Samsung Electronics, fue procesado por soborno, corrupción y por haber cometido perjurio. En su caso el proceso fue por sobornos por un monto de 3.6 mil millones de wons que pagó en lecciones de equitación de la hija de Choi Soon-sil, confidente de la presidente Park. Por este delito el ejecutivo fue sentenciado a 30 meses de prisión, suspendida por 4 años.

La Suprema Corte concluyó que en el proceso de primera instancia se debieron haber considerado sobornos adicionales de 3.4 mil millones de wons proporcionados por el heredero de Samsung para la compra de los caballos de la hija de Choi y de 1.6 mil millones adicionales en donativos a fundaciones deportivas operados por Choi y sus familiares. Estos cargos adicionales podrán significarle a Lee una sentencia más larga de prisión, lo que no ha sido una buena noticia ni para él ni para los accionistas de Samsung Electronics.

Choi Soon-sil, por su parte, fue sentenciada a 20 años de prisión y se le ordenó pagar una multa de 20 mil millones de wons, sentencia que también podría aumentar. Ella fue procesada por haber usado su influencia con la presidente para obligar a grandes empresas locales a “donar” casi 70 millones de dólares a dos fundaciones creadas por ella y de las que obtuvo ganancias personales. Además, fue procesada por haber forzado la aceptación de su hija a la universidad y por haber recibido de Lee, como se mencionó, millones de euros para pagar por entrenamiento ecuestre para su hija en Alemania. En junio de 2017 fue sentenciada a tres años de prisión por obstrucción del deber al haber usado su influencia presidencial para que su hija de 20 años, Chung Yoo-ra, fuese admitida en la Universidad Femenina Ewha y obtuviera buenas calificaciones. Tras el escándalo, la admisión a la universidad fue suspendida y su diploma de bachillerato fue anulado. Choi Soon-sil, además, fue investigada por las autoridades alemanas por lavado de dinero.

Finalmente, la apelación de la expresidente Park parece haber resultado en su contra y de todos sus cómplices. Los equipos de abogados deberán encontrar la mejor defensa para ver reducidos los cargos y que no se aumenten las penas de prisión de sus representados.

Más información koreaherald.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net