Neenu Checko y Kevin Joseph

 

Un tribunal del estado de Kerala, India, condenó el pasado martes 27 de agosto a diez personas a doble sentencia de vida en prisión por el homicidio en 2018 de Kevin P Joseph, un joven de 24 años de la casta más baja por su matrimonio con Neenu Chako en lo que se conoce como un homicidio “de honor”.

Pese a las amenazas de la familia de ella, Kevin y Neenu, ambos cristianos, contrajeron matrimonio civil en mayo de 2018. Tres días después de la boda civil, familiares de Neenu Chacko sacaron a la fuerza de su casa a Kevin y a un primo. Quince horas después, el cuerpo del joven apareció en un canal. Las investigaciones concluyeron que, además de haberle infringido más de 15 lesiones en el cuerpo, fue obligado a saltar al río donde se ahogó. El primo logró escapar con vida.

Se trató de un homicidio “de honor”, en el que la familia de la novia ordenó el asesinato para restaurar el “buen nombre” de la familia, manchado por el matrimonio con un miembro de la llamada casta de los intocables, los dalit.

Con el agravante de haber sido homicidio de “honor”, el juez C Jayachandran condenó a 10 personas por homicidio, secuestro, conspiración, traspaso en propiedad privada, lesiones, privación ilegal de la libertad e intimidaciones, y los condenó a una doble sentencia de cadena perpetua.

Cabe señalar que entre los sentenciados está Syanu Chacko, hermano de Neenu, aunque el juez absolvió a John Chacko, padre de la ahora viuda, y a otras tres personas por falta de evidencia. Lo anterior pese a que durante el proceso Neenu testificó que desde el noviazgo su padre los había amenazado. Neenu, de 21 años, vive con los padres de Kevin y sigue estudiando.

Conocido el veredicto, el padre de Kevin declaró a los medios: “El tribunal ha sentenciado doble cadena perpetua. No puedo decir que estoy feliz, pero es un castigo que los acusados merecen. Pienso que el tribunal desistió de la pena de muerte tomando en cuenta las edades de los acusados. Chacko (el padre de Neenu), sigue libre. Él debió haber sido sentenciado también. Apelaré a tribunales más altos en contra de Chacko. Él es el hombre principal en el caso. Quiero agradecer a los oficiales de la policía que trabajaron incansablemente para investigar este caso, especialmente al superintendente Harishankar. Más que yo, ellos trabajaron día y noche en contra de los acusados. No he hablado con Neenu. Ella está estudiando. Déjenla estudiar. Ella también ha sufrido mucho especialmente al testificar en contra de su padre”.

Sobre el resultado del proceso, el superintendente Harishankar se declaró satisfecho y declaró que se trató de un caso complicado porque tuvieron que probar con evidencia circunstancial las responsabilidades. “Cuando hay varios acusados, probar el cargo de conspiración es una tarea muy difícil”.

Aunque los responsables están tras las rejas y el sistema judicial ha funcionado, no deja de ser un triste caso que pone de manifiesto hasta donde el odio irracional puede llevar a las personas. En este caso se trató de odio basado en clase social, pero en nombre de la religión y de las ideas y opiniones también se cometen atrocidades de este tipo.

Más información indianexpress.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de indianexpress.com