Fachada del Tribunal Europeo de Derechos Humanos

 

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo, Francia, determinó que Rusia debe pagar 34,000 euros (más de 37,000 de dólares), como indemnización por daño moral, a los familiares del abogado Serguéi Magnitsky, fallecido en 2009 en prisión preventiva y declarado culpable de evasión fiscal a título póstumo.

Los magistrados del tribunal decidieron por unanimidad que en el caso de Magnitsky se cometieron violaciones de varios artículos del Convenio Europeo de Derechos Humanos, particularmente, el artículo 2 (derecho a la vida), el artículo 3 (prohibición de malos tratos), el artículo 5.3 (derecho a la libertad y seguridad) y el artículo 6, apartados uno y dos (derecho a un juicio justo y presunción de inocencia).

Este abogado, quien trabajaba para el fondo Hermitage Capital, señaló en 2008 a varios policías, jueces, funcionarios y miembros de la mafia rusa por haber falsificado información del Hermitage Capital y así haber defraudado dinero. Pero después de haber denunciado esto fue detenido por uno de los policías que acusó, para ser investigado por su presumible participación en el fraude. Falleció a los 37 años en la prisión, en el año de 2009.

La muerte de Magnitsky se convirtió en una campaña pública en Rusia y en el mundo para denunciar la corrupción del sistema judicial en ese país pues el abogado falleció pocos días antes de que se cumpliera un año de su detención sin acusación formal ni juicio. Cumplido ese plazo hubiera tenido que haber sido puesto en libertad.

En un comunicado de prensa emitido este 27 de agosto, el Tribunal señaló que la atención médica que se prestó a Magnitsky en prisión preventiva fue inadecuada, lo que derivó en su muerte sin que hubiera investigación posterior, y que el abogado del reo fue retenido en condiciones de hacinamiento y maltratado poco antes de este fallecer. El TEDH destaca los malos tratos que sus guardas le infligieron al abogado antes de que falleciera y la investigación "incompleta e ineficaz" sobre las circunstancias de su muerte.

Los jueces del TEDH estimaron que "las autoridades (rusas) tenían razones plausibles para sospechar que Magnitsky estaba implicado en un fraude fiscal", por lo que descartaron la acusación de detención arbitraria que alegaron en la demanda su viuda y su madre.

"Sin embargo, estas sospechas no justifican su detención durante más de un año y las autoridades no habían respaldado con suficientes razones el hecho de que fuera mantenido en detención más tiempo" agregan, destacando que la condena póstuma fue intrínsicamente injusta, por lo que condenan a Rusia por prolongar esta detención preventiva.

La resolución del TEDH no ha entrado en vigor aún y el Ministerio de Justicia ruso tiene tres meses de plazo para decidir si presenta un recurso.

Rusia, miembro del Consejo de Europa desde 1996, solo ha ejecutado plenamente el 38% de las sentencias que el TEDH le ha impuesto, según cifras de una ONG rusa de defensa de derechos humanos.

Más información mundo.sputniknews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net