Punky

 

Si la Suprema Corte de Canadá no acepta revisar el caso de Punky, un perro de cuatro años de raza pastor ganadero australiano, será sacrificado, según informó a los medios la propietaria, Susan Santics.

En 2017 Punky mordió a una mujer en la pierna y una mano cuando jugaba en un parque para perros con su dueña. Pese a que Punky siempre llevaba una correa larga, ese día su dueña decidió dejarla libre, una acción de la que ahora se arrepiente y que podría costarle la vida al animal.

Derivado de los hechos, Punky fue separada de su propietaria en septiembre de 2017 y llevada a una perrera en Vancouver, Columbia Británica, en donde permanece hasta el día de hoy.

Su caso fue procesado en una corte de provincia y en julio 25 de 2018 el juez Wilson Lee concluyó que Punky es un riesgo para la seguridad pública debido a que Susan Santics no había tomado las debidas precauciones, como haber usado un bozal y no haberlo llevado con correa. Estableciendo que su dueña estaba “voluntariamente cegada” respecto de la peligrosidad de su perro, sentenció a Punky a ser sometido a una eutanasia.

La sentencia fue recurrida por Susan Santics, enfermera retirada, pero las dos instancias de apelación en Columbia Británica mantuvieron la sentencia por lo que la única opción para Punky es la Suprema Corte de Canadá.

La apelación ante el máximo tribunal canadiense radica en que en otras provincias como Ontario, Saskatchewan y Prince Edward Island, las leyes permiten que un perro que ha sido clasificado como peligroso continúe con vida siempre que los propietarios tomen ciertas medidas como no permitirle estar en la calle o sacarlo con un bozal y con correa en todo momento.

Sin embargo, la ley en Columbia Británica es diferente y una vez que las autoridades han clasificado a un perro como peligroso, este debe ser sacrificado. Con fundamento en esta ley que no acepta excepciones fue el fallo de del pasado 9 de agosto del máximo tribunal de la provincia.

Ahora, Susan Santics con ayuda de su abogada Victoria Shroff, especialista en derecho relativo a los animales, está preparando su apelación ante la Suprema Corte de Canadá en donde tienen plazo hasta el próximo 22 de septiembre para presentarla.

Para la abogada Shroff este es un caso de interés público que podría fijar un estándar sobre la forma en que los animales son tratados en Canadá.

“Antes de que se destruya a un ser sintiente, hay que asegurarse de que no hay posibilidades de rehabilitación”, declaró la abogada Shroff asegurando que en 20 años que lleva litigando este tipo de casos ningún perro al que se le ha concedido una segunda oportunidad ha reincidido. “Nos hemos movido más allá de la idea de que los animales son solo cosas. Son individuos con rasgos únicos de sensibilidad y con personalidad”.

La abogada Camille Labchuk, especialista en derechos de los animales, afirma que se necesita legislación que refleje la idea de que los animales no son culpables en sí mismos de un mal comportamiento ya que son los dueños los responsables de asegurarse de que sus animales no son una amenaza a la seguridad pública. “Necesitamos leyes que reconozcan eso en muchas situaciones, los problemas con los perros se relacionan con los recursos. Se relacionan con la educación”, concluyó.

Durante los dos años que Punky ha estado en la perrera ha recibido cursos de entrenamiento por si existe la posibilidad de que un día salga con vida. Susan lo visita durante media hora cada semana, tiempo al que tiene derecho de visitas, y sabe que, de otorgárseles una segunda oportunidad, tendrá que cumplir con muchas condiciones.

“El mejor resultado es que lo entreguen a mi cuidado. Sé que me impondrán condiciones estrictas, pero estoy cien por ciento deseosa de cumplir con esas condiciones”, declaró Susan Santics a los medios.

Querer a las mascotas en protegerlas de estas penosas situaciones y llevarlas en la calle con correa es una de estas medidas de protección a ellos.

Más información thestar.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen thestar.com