Conjunto de casas

 

Las reformas a la Ley de Arrendamientos Residenciales de Nueva Zelanda iniciaron su vigencia este lunes 26 de agosto. Se trata de una serie de reformas que clarificaron algunas situaciones que planteaban controversias ante los tribunales.

Una de estas situaciones es a quién corresponde pagar los daños al inmueble por situaciones extraordinarias. Antes, a partir de una decisión judicial que establecía que los arrendatarios debían usar el seguro del inmueble del arrendador, se partía del supuesto que los arrendadores corrían totalmente con estos gastos. La ley ahora establece que los arrendatarios son responsables hasta por el monto de cuatro semanas de renta o por el deducible del seguro, la cantidad que sea menor, en caso de daños extraordinarios.

Si bien ahora la norma clarifica la responsabilidad del arrendatario, hay quienes opinan que no es suficiente porque los seguros suelen cubrir los eventos como separados cobrando varios deducibles. Por ejemplo, si se mancharon las alfombras en cuatro habitaciones son cuatro eventos y cuatro deducibles a cubrirse. Esto casos, sin embargo, tendrán que seguir llegando a los tribunales en donde se resolverá cuántos eventos fueron producidos.

Con las reformas también se prohíbe a las aseguradoras a demandar a los arrendatarios a nombre de los propietarios salvo que se trata de daños producidos intencionalmente o derivados de un acto ilegal.

También se establece que a partir de este 27 de agosto los arrendadores y quienes administren las propiedades deberán entregar a los arrendatarios copia de los seguros contratados sobre el inmueble para que entiendan sus alcances y los gastos que están obligados a cubrir. Incumplir con esta obligación significa una multa de 500 dólares neozelandeses para el arrendador.

La reforma a la ley también ajusta la definición de lo que se considera la residencia para incluir los garajes o cocheras y otras zonas que, aunque no se clasifican como habitables, forman parte de la propiedad. Lo anterior porque se suelen rentar estos espacios, incluso al aire libre, y los arrendatarios generalmente no estaban protegidos por no haber estado incluidos en la ley. Ahora, aunque sea ilegal vivir en esos lugares, los arrendatarios pueden acudir a los tribunales especializados en caso de abuso por parte del arrendador.

Interesante hacer notar que la ley se refiere a los casos de contaminación de los espacios habitables por diversas sustancias, entre ellas metanfetaminas, estableciendo procesos para medir los niveles de contaminación y los procesos de descontaminación.

Los arrendadores ahora tienen la potestad de hacer análisis de contaminación por metanfetaminas, pero siempre que notifiquen al arrendatario con 48 horas de anticipación o de 24 horas si se trata de una habitación en casa de huéspedes. Además, deberán informar al arrendatario de qué son las pruebas de contaminación y entregarles copias de los resultados.

Esto deriva de casos en que arrendadores acusaron a sus inquilinos de haber reducido el valor de sus propiedades por contaminación por metanfetaminas. Además, se trata de establecer los niveles que se consideran seguros para la salud pública.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net