Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 161
powered by social2s
Mesero presentado comida

 

Un gran sindicato en Australia presentó acciones colectivas que han puesto a discusión la legislación laboral y los derechos que se confieren a los empleados casuales, todo después de la sentencia dictada el año pasado respeto de un conductor de camión.

Los empleados casuales, según la legislación laboral australiana son aquellos que no tienen un compromiso firme con el patrón establecido de antemano respecto de los días u horas de trabajo. Este tipo de empleados, por tanto, no tienen garantizadas horas de trabajo, generalmente trabajan en horarios irregulares, no se les pagan permisos por enfermedad ni vacaciones anuales y se puede terminar el empleo sin notificación.

Frente a esta inestabilidad laboral, tienen derecho a un salario más alto que el que reciben los empleados de tiempo completo o parcial, ello debido a que no reciben otro tipo de prestaciones. Además, tienen derecho a dos días sin goce de sueldo por razones familiares y otros dos días sin goce de sueldo por “permiso compasivo”, por ejemplo, por muerte de un familiar, a 5 días sin goce de sueldo por violencia domestica y a permiso para prestar servicio comunitario, sin goce de sueldo, por supuesto.

Este tipo de trabajos se conocen como “cero horas” y han sido muy discutidos en varios países durante los pasados años, como en el Reino Unido en donde se expuso el altísimo número de personas contratadas bajo este esquema. Por lo pronto, Nueva Zelanda, país vecino a Australia, prohibió los contratos cero horas en 2016.

El año pasado, la Corte Federal australiana concluyó que el chofer Paul Skene, empleado en una mina de Río Tinto, era un trabajador permanente con derecho al pago de vacaciones anuales y a permisos pagados por enfermedad.

Ha sido a partir de esta sentencia que se han presentado siete acciones colectivas de trabajadores que reclaman que no fueron clasificados correctamente y que solicitan compensaciones por prestaciones no pagadas. Una de estas acciones se refiere a la presentada por un exempleado de una sex shop que dice haber sido mal clasificado como casual cuando era empleado a tiempo completo, reclamando 41,100 dólares australianos más su jubilación.

Estas acciones, por supuesto, han contrariado al sector empresarial australiano que ha pedido al gobierno que cambie la ley laboral para que sean los patrones lo que tengan la completa libertad de clasificar a sus trabajadores como casuales o como empleados de tiempo completo o parcial y detener estas demandas que, de momento, podrían costarles hasta 12 millones de dólares.

De esta forma, para el director ejecutivo del Australian Industry Group, Innes Willox, es “descaradamente injusto que un empleado que ha estado involucrado como casual y pagado como casual reclame años de beneficios no pagados por vacaciones anuales”.

Por su parte, Tony Maher presidente nacional de la unión de sindicatos que ha presentado las acciones, Construction, Foresty, Maritime, Mining and Energy Union, CFMMEU, declaró que la sentencia del caso Skene no es confusa, sino que “expuso la práctica deshonesta de contratar trabajadores como causales…[robándoles] sus prestaciones legales”.

Este tema, por supuesto, se ha convertido en un enfrentamiento político entre el gobierno conservador que ve por los empresarios y el partido laboralista que ha prometido una definición de empleado casual en la legislación laboral para evitar fraudes a la ley.

Más información smh.co.au / fairwork.gov.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s