Embarazada

 

En el Bundestag alemán, una legisladora ha presentado una iniciativa para impulsar reformas a la ley de protección de embriones y legalizar la subrogación de vientre, regular la donación de óvulos y permitir que hasta cuatro adultos se hagan responsables de un niño.

La iniciativa fue presentada por Katrin Helling Plahr, una legisladora de 33 años del Partido Democrático Libre, Freie Demokratische Partei, SDP, que previo a su incursión como legisladora, en 2017 se desempeñaba como abogada especializada en temas de salud.

En 1990 se aprobó en Alemania la Ley de Protección de Embriones que en su sección 1 dispone una sanción de hasta tres años de prisión o la imposición de una multa a “cualquier persona que se comprometa a realizar una inseminación artificial o transferir un embrión humano a una mujer que esté dispuesta a dejar a su hijo de forma permanente a un tercero después del nacimiento", es decir, prohíbe la subrogación o alquiler de vientre.

La disposición no sanciona ni a la madre subrogada ni a los donadores, sino al médico que practique el procedimiento.

Esta disposición es la que pretende ser reformada con la iniciativa presentada por Helling Plahr. Según sus motivos, se trata de una ley que ha sido superada pues cuando se estableció la prohibición uno de sus objetivos era proteger a la mujer que recibía tratamiento hormonal, siendo una condición que con el paso de tiempo ha cambiado según la legisladora. En Europa, conforme con la iniciativa, sólo en Alemania, Suiza, Países Bajos y Luxemburgo es ilegal la subrogación de vientre.

De esta forma, se propone legalizar la subrogación de vientre, pero solo por razones altruistas, como cuando una hermana o amiga aceptan llevar al hijo de otra mujer que no puede llevarlo en su vientre. Esto significa que la subrogación por razones comerciales permanecería prohibida.

La iniciativa también pretende que se acepten todos los tipos de modelos familiares pues en la actualidad las aseguradoras sólo cubren la mitad de los costos de tratamientos de fertilidad a mujeres que están casadas. De ser aceptada la propuesta se aceptaría incluso que hasta cuatro personas puedan ser legalmente responsables de un menor, en situaciones, por ejemplo, de donadores de esperma y/o de óvulos que nos son pareja.

“Todos los que quieran asumir responsabilidad por un infante merece el apoyo para su deseo de tener un hijo, sin importar si viven o no en una familia clásica”, escribió en la iniciativa la legisladora Helling Plahr.

En este sentido expone que en Alemania el 25 por ciento de las mujeres y hombres entre 20 y 50 años que no tienen hijos no lo han elegido, sino que no han tenido otra opción, en parte porque los costos de los tratamientos de fertilidad son muy elevados y en parte por las normas restrictivas al respecto.

Adicionalmente propone un nuevo modelo respecto de la donación de óvulos, semejante al que funciona para la donación de esperma y la creación de un registro de información para que en el futuro el hijo pueda buscar la información de sus padres biológicos.

Por ser temas tan controvertidos, la iniciativa no ha estado exenta de crítica y se ha señalado que aún respecto de las subrogaciones altruistas pueden presentarse problemas de abuso lo que puede ser contrario a los intereses de la madre y del hijo.

Así, la organización Spenderkinder, que representa a persona nacidas de donación de esperma, se ha manifestado contraria a la iniciativa al sostener que “no existe el derecho a tener un hijo o el derecho a ser padre”, añadiendo que la separación del recién nacido de la que ha conocido como su madre durante los nueves meses de gestación le supone un estrés excesivo y se preguntan si es “justificable exponer a un infante a este tipo de estrés sólo para que los adultos puedan satisfacer un deseo”.

La iniciativa está sobre la mesa y ya corresponderá a los legisladores alemanes decidir su futuro.

Más información thelocal.de

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net