Vinoteca

 

Una comisión parlamentaria de Nueva Gales del Sur, Australia, está examinando la ley que ordena en Sídney el cierre temprano de centros de entretenimiento, a fin de presentar una conclusión al pleno y se proceda a lo conducente.

Desde el punto de vista económico, la comisión ha escuchado que desde 2014, fecha en que las disposiciones entraron en vigor, la mitad de los centros nocturnos y bares han cerrado, y que en la esfera internacional la “reputación” de Sídney como centro de diversión se ha deteriorado. Estas disposiciones prohíben la entrada a centros nocturnos después de la 1:30 horas y se puede servir alcohol hasta las 3 de la madrugada.

Sin embargo, se han presentado datos que indican que esta ley, que ha sido muy controvertida, ha salvado vidas.

La asociación de enfermería y partería del estado, New South Wales Nurses and Midwives' Association, NSWNMA, presentó este lunes un informe a la comisión parlamentaria en la que aseguran que desde el inicio de vigencia de la ley no se ha presentado una sola muerte por agresión relacionada con la ingesta de alcohol en el Hospital San Vicente en Darlinghurst, suburbio vecino inmediato del centro de negocios de Sídney y que se caracteriza por su alta actividad comercial con tiendas, bares, cafeterías, restaurantes y centros nocturnos.

La NSWNMA expone en su escrito que, además, hay un 25 por ciento menos de lesiones en el rostro relacionadas con el alcohol y que en el Hospital San Vicente en los pasados dos años el número de cirugías faciales por trauma se han reducido a más de la mitad.

Las disposiciones implementadas en el centro de Sídney, conocidas como lockout laws, han significado para el mencionado Hospital San Vicente un ahorro de 500,000 dólares australianos por la reducción de costos en ambulancias y servicios médicos vinculados al menor número de cirugías por fracturas.

Al argumento de que estas emergencias se han estado tratando en otros hospitales de la zona, la NSWNMA asevera que no hay evidencia de que los casos se hayan referido a otros lados.

En un reporte por separado, Paul Preisz, director de la sala de emergencias de San Vicente dijo que la ley ha funcionado y que desde el inicio de su vigencia se vieron cambios que se han mantenido.

Paul Preisz dijo que previo a la ley, los médicos de emergencia de San Vicente comparaban el flujo de heridos que llegaban de Kings Cross, suburbio de entretenimiento vecino a Darlinghurst, con una cinta transportadora de carne.

Expone que el personal de enfermería del Departamento de Emergencias de San Vicente está sobrecargado de trabajo y que, de decidirse por la derogación de la ley, se tendrá que habilitar presupuesto adicional para paramédicos, empleados del hospital y camas para atender las necesidades que la “economía nocturna” va a requerir.

“El verdadero costo a la comunidad del incremento en la demanda de servicio públicos se debe tener en cuenta en la expansión de la economía nocturna”, expuso el director de emergencias del Hospital san Vicente, asegurando que “la seguridad de la comunidad debe ser prioridad”.

Toda esta evidencia, aunado a los datos económicos que presenten los comerciantes, deberán ser detalladamente evaluadas por los parlamentarios, pero todo indica que restringir un poco el consumo de alcohol salva vidas y ahorra dinero a los contribuyentes. Quizá la conclusión sea, para malestar de los comerciantes, llevar la ley a todas las ciudades de Nueva Gales del Sur.

Más información abc.net.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net