Huella digital

 

El día de ayer el diario LA Times publicó una detallada historia en la que se asegura que la policía de Los Ángeles está revisando casos sin resolver como posiblemente vinculados con Charles Manson y su “familia”, aunque encontrar la verdad detrás de ellos ha probado ser una labor difícil.

Charles Manson fue el líder de un peligroso culto en los años 60. Él y tres de sus seguidoras fueron procesados y declarados culpables por el homicidio de nueve personas en agosto de 1969, hace 50 años. Entre las víctimas estaba Sharon Tate, una joven actriz que en ese entonces era esposa del director de cine Roman Polanski, y que estaba embarazada.

Chales Manson y sus seguidoras fueron sentenciadas a la pena de muerte. Sin embargo, al haber sido abolida esta sanción a nivel federal en 1972 la pena se conmutó por cadena perpetua, con posibilidad de salir libres bajo palabra. (La Suprema Corte de los Estados Unidos declaró en 1972 que la pena de muerte era inconstitucional por lo que se suspendió su aplicación, pero se reinstauró con una nueva decisión en 1976).

Oficialmente, el Departamento de Policía de Los Ángeles ha declarado que existe una docena de casos sin resolver que están vinculados con Manson, además de varios homicidios ocurridos fuera de su jurisdicción que posiblemente también estén relacionados.

Estos casos fueron investigados por el oficial retirado Cliff Shepard y actualmente son revisados por el detective Dan Jenks.

“Aquí no hay prescripción del delito. Todo el tiempo estamos desarrollando nuevas técnicas. Los pasados 10 años el ADN ha recorrido un largo camino”, declaró sobre el particular el detective Jenks. “Nos mantendremos sobre ellos y los mantendremos activos lo más que podamos”.

El Departamento de Policía de Los Ángeles ha negado repetidamente al LA Times acceso a los expedientes de los casos que revisan en vinculación con Manson por ser investigaciones en trámite, pero se sabe que entre ellos se investiga el homicidio del abogado de 35 años Ronald Hughes, quien se ganó el desprecio de Manson durante el proceso por la defensa que hizo de Leslie Van Houten, una de las seguidoras del culto también condenada por los homicidios.

“Descansamos por el fin de semana y Manson, quien se sentaba en la esquina de la mesa de abogados, apuntó a Hughes y le dijo a su abogada: ‘No quiero verlo otra vez en este juzgado’. Y nunca lo volvimos a ver”, declara Stephen Kay quien junto con el fallecido Vincent T. Bugliosi fue fiscal del caso.

Era noviembre de 1970 cuando el abogado Hughes desapareció. Cuatro meses después su cuerpo en estado de descomposición fue encontrado en un arroyo rocoso. La conclusión fue que falleció ahogado mientras nadaba. ¿La mano larga de la “familia” Manson tuvo algo que ver? La policía lo investiga, pero posiblemente nunca se sabrá con certeza.

“Sé que Manson dijo una vez a uno de sus compañeros de celda que era responsable por 35 homicidios”, dijo el abogado Kay. “Si eso es cierto o sólo estaba alardeando en la cárcel, no lo sé. Nosotros los perseguimos por nueve homicidios y de todos esos había evidencia”. El abogado Stephen Kay ha asistido a más de 60 audiencias de Manson y sus seguidoras para oponerse a su liberación bajo palabra.

Manson nunca salió de prisión. El 19 de noviembre de 2017, a los 83 años, falleció y su muerte no estuvo exenta de controversia.

Fueron cuatro las personas que se presentaron a reclamar su cuerpo que, durante la controversia que se resolvió en marzo de 2018, permaneció congelado en un laboratorio forense de Los Ángeles bajo un nombre falso. A fin de cuentas, la juez entregó el cuerpo al nieto de Manson, Jason L. Freeman, hijo único de Charles Manson Jr, nacido del matrimonio de Manson con Rosalie Willis de quien se divorció en 1958. Manson Jr. cambió su nombre a Charles Jay White y se suicidó en 1993.

Sobre los nueve homicidios y el juicio, el abogado Bugliosi escribió el libro Helter Skelter en alusión a la canción de los Beatles que fue interpretada por Manson como un llamado a una guerra y que fue uno de los mensajes que dejaron escritos con sangre en la pared de la casa de Sharon Tate.

Con la muerte de Manson, que nunca declaró nada significativo a la policía, y de varios de sus seguidores, el esclarecimiento sobre estos casos sin resolver se complica, aunque la policía parece no querer cejar en su intento.

Más información latimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen en Pixabay