Billetes de euros

 

Desde finales del pasado mes de julio, el banco de desarrollo de Alemania congeló los fondos que otorga a la organización ambientalista World Wildlife Fund, WWF, por presuntas violaciones a los derechos humanos de pobladores de una reserva ubicada en la República Democrática del Congo, que incluyen acusaciones de violación y tortura.

Se trata de la reserva del Parque Nacional Salonga, una extensión de tierra de 36,000 km2 en la República Democrática del Congo, respecto de la cual BuzzFeed y la organización Survival expusieron abusos a los derechos humanos de pobladores por parte de guardias pagados por WWF, entre ellos la tortura y violación en grupo de cuatro mujeres, dos de ellas embarazadas. Además, se encontró evidencia de que ataron líneas de pesca a los penes de varios hombres.

Una vez que se hizo esta denuncia, iniciaron investigaciones a la operación de WWF en Estados Unidos y en Europa. Así, de la investigación realizada, el KfW, que es el banco de desarrollo dependiente del gobierno alemán, decidió congelar los fondos a WWF. Si bien se desconoce la cantidad que ha sido retenida, se sabe que el banco ha canalizado a WWF decenas de millones de euros en las pasadas décadas.

Respecto de esta noticia, WWF emitió un comunicado de prensa en que hizo saber que “no se ha congelado el financiamiento general", para agregar que "continuamos trabajando estrechamente con KfW y otras agencias gubernamentales alemanas en esfuerzos de conservación vitales en todo el mundo.”

Estos abusos a derechos humanos no son los primeros que se reportan respecto de WWF que en aras de la conservación ambiental parece trasgredir los derechos de grupos indígenas y pobladores originarios de las zonas que protege.

Así, en febrero de 2016 Survival presentó una queja a la OECD en la que citó numerosos ejemplos en que los grupos establecidos por WWF para combatir la caza furtiva ejercen abuso violento y acoso en contra de los miembros de la tribu Baka o “Pigmeos” de Camerún, acusando, además, que WWF no buscó consentimiento previo e informado de las tribus sobre planes de conservación en sus tierras ancestrales.

La queja fue presentada con fundamento en la Guía para Empresas Multinacionales, Guidelines for Multinational Enterprises, emitida por la OECD en la que se hacen recomendaciones para prácticas comerciales responsables. La adhesión a esta guía por parte de los diferentes países les obliga a establecer Puntos Nacionales de Contacto para velar que las empresas y corporaciones apliquen las recomendaciones. La petición de revisión de prácticas fue solicitado al Punto Nacional de Contacto de Suiza, país donde está el domicilio legal de WWF.

En 2017 se aceptó revisar la queja lo que fue importante porque fue la primera vez que se verificaron las acciones de una organización sin fines de lucro bajo las reglas con las que operan las grandes empresas multinacionales.

Aunque la queja no prosperó y no se impusieron sanciones a WWF ciertamente puso a la organización bajo la lupa respecto de sus prácticas de conservación así que, posiblemente derivado de ello, se empezaron a investigar otro tipo de abusos como los ocurridos en Salonga.

Por estas acusaciones, la propia organización ha iniciado una auditoría interna y para ello nombró el pasado mes de abril a Navi Pillay, ex alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, para presidir esta auditoría.

Al desconocerse el monto de fondos que ha sido retenido por el KfW a WWF, BuzzFeed presentó una demanda en Alemania pidiendo acceso a toda la documentación que contenga información sobre abusos a derechos humanos cometidos en parques nacionales resguardados por WWF y financiados por el KfW por lo que es probable que podamos conocer un poco más de esta situación que no deja de ser lamentable.

Más información buzzfeednews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net