Hotel Imperial, edificio parte de los acuerdos

 

El lunes 5 de agosto se presentó ante la Corte de Distrito de Jerusalén una petición de la iglesia ortodoxa griega para que se reconsidere la validez de unos contratos de arrendamiento otorgados a un grupo judío respecto de inmuebles en la Ciudad Vieja, alegando actos de corrupción. Esta petición se presenta respecto de contratos que fueron declarados legales por la Suprema Corte.

El asunto se refiere a contratos firmados en 2004 por el arrendamiento de 99 años, renovables por otros 99 años, de dos hoteles cercanos a la Puerta de Jaffa en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Las propiedades son de la Iglesia Ortodoxa Griega y fueron firmados cuando Irenaios Skopelitis era patriarca.

Los acuerdos de arrendamiento firmados con la organización judía Ateret Cohanim fueron el eje de esta controversia particularmente porque la misión de la organización es judaizar esta parte de la ciudad. De esta forma, Irenaios dijo que los acuerdos habían sido firmados a su nombre de forma fraudulenta por Nikolas Papadimos, quien era su director de finanzas. Este escándalo significó la destitución de Irenaios como patriarca de la iglesia en 2005 y el nombramiento en su lugar de Theophilos III.

Tratando de invalidar estos contratos que significaron muchas quejas por parte de la población palestina y árabe de la Ciudad Vieja y Jerusalén Este, la iglesia ortodoxa griega llevó el caso ante los tribunales, pero desde la primera instancia se falló a favor de la legalidad de estos, considerando que los demandados no presentaron suficiente evidencia base de sus reclamos de que sobornos o fraude fueron la base de los acuerdos.

Conociendo que se trata de un asunto juzgado, la iglesia ortodoxa griega expone en su nueva demanda que el hallazgo de nueva evidencia sobre los actos de corrupción que rodearon la firma de los contratos exige un nuevo procedimiento que pueda inclinar la balanza a su favor.

"La nueva evidencia que ha obtenido el Patriarcado confirma que Ateret Cohanim y sus compañías falsificaron documentos e iniciaron procedimientos judiciales basados en estos documentos falsificados, a pesar del conocimiento de Ateret Cohanim de que fueron falsificados. La evidencia muestra que los acuerdos sospechosos de 2004 involucraron sobornos de Ateret Cohanim, y todos los indicios apuntan a que los sobornos se pagaron al entonces empleado del Patriarcado, Nicholas Papadimos". Nicholas Papadimos era director de finanzas de Irenaios, quien, pese a las acusaciones de haber aceptado sobornos, fue absuelto de los cargos.

El nuevo intento de reabrir este proceso no es sencillo y ya veremos qué decide al respecto la Corte de Distrito de Jerusalén. La importancia radica en que se centra en propiedades establecidas en Jerusalén del Este, un territorio que Israel ganó a Jordania en la Guerra de los Seis Días de 1967 y que se anexó, un movimiento que la mayoría de la comunidad internacional no reconoce.

Se calcula que en Jerusalén del Este habitan unos 320,000 palestinos y 210,000 judíos.

Más información timesofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net