Imagen de la policía mostrando el falso hallazgo del rifle

 

Samer Sleiman es un residente de Jerusalén que el pasado domingo 4 de agosto presentó una demanda en contra de la policía y de la televisora pública de Israel, Kan, por el episodio de un documental en el que la policía cateó su domicilio y “encontró” escondido un rifle que fue plantado por la misma policía.

El programa de televisión, compuesto por nueve episodios, se titula Jerusalem District y pretende "proporcionar una visión rara de las actividades de los agentes de inteligencia, detectives y policías de fronteras en el distrito de Jerusalén".

En noviembre de 2018, a las tres de la madrugada la policía se presentó en el domicilio de Samer Sleiman a hacer una revisión. Le dijeron que estaban acompañados de cámaras de video para verificar que no ocurriera ningún daño a la propiedad. Terminada la diligencia, entregaron a Sleiman un reporte en el que consta que no encontraron nada sospechoso y que todo estaba en orden.

El pasado 23 de junio se transmitió el último episodio de Jerusalem District y durante la transmisión Samer Sleiman descubrió que el cateo a su domicilio fue filmado para este programa, pero, más allá, se mostró a los agentes de la policía “encontrando” un rifle en el sótano que fue descrito por uno de los agentes como parecido a un túnel de ataque transfronterizo excavado por el grupo terrorista Hamas en Gaza. Lo anterior porque en la pared había un hueco que Sleiman explica fue excavado por él y su hermano para rescatar a una serpiente que se metió por un hoyo más pequeño.

Como consta en la demanda, el rifle no pertenecía a Sleiman y fue plantado por la policía como parte del capítulo para ofrecer la “visión rara” de los agentes del orden en el cumplimiento de su deber.

Sleiman ha presentado la demanda porque dice que, aunque su cara quedó difusa durante la transmisión del episodio, vecinos y familiares reconocieron su voz y su casa y ahora creen que es delincuente y que, peor, colabora con las fuerzas israelís, lo que lo pone en riesgo.

“En un instante [mis clientes] se convirtieron a los ojos del público en criminales, usuarios y traficantes de armas ilegales. Adicionalmente, como no se inició proceso legal alguno en su contra, empezaron rumores de que están cooperando con la policía”, declaró a los medios Itay Mack, abogado de Sleiman.

Conocida la demanda, la televisora pública de Israel decidió sacar el capítulo controvertido de su plataforma en línea en tanto se investiga a fondo el asunto y declaró que estaba revisando con la empresa productora Koda Communications las “graves” acusaciones y que si encontraban al menos “una brizna de verdad” tratarían el asunto como es debido.

Por su parte la policía de Jerusalén declaró inicialmente que las declaraciones las haría ante los tribunales y no ante los medios, pero horas después emitió un comunicado en el que se disculpó “por cualquier daño hecho a un civil como resultado del segmento transmitido” y añadió que el caso estaba siendo investigado y que se emitirían conclusiones en consecuencia.

Ya vemos como México no es el único lugar en donde a la policía le gusta montar espectáculos, aunque en nuestro caso el espectáculo montado significó la libertad de una persona que en todas las instancias fue declarada culpable de secuestro y que toda la evidencia apuntaba hacia su culpabilidad, pero que salió libre por faltas al debido proceso. Claro nos referimos a Florence Cassez.

Más información timesofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de timesofisrael.com