Manos firmando documento

 

Por disposición de ley, en los Emiratos Árabes Unidos, uno de cuyos emiratos es Dubái, el período máximo de prueba de un trabajador es de seis meses al término de los cuales si es contratado se le reconocen plenamente sus derechos laborales.

El artículo 37 de la Ley Federal Laboral No. 8 de 1980 de los Emiratos Árabes Unidos establece que "un trabajador podrá ser contratado a prueba por un período no superior a seis meses, durante el cual el empleador puede dar por terminados sus servicios sin previo aviso o indemnización por despido”.

Una vez que se completa este período, señala la ley, si permanece en el trabajo el período que trabajó como de prueba será computado para su antigüedad.

Como muchos extranjeros son contratados, algunos patrones pretenden dar la vuelta a la ley valiéndose de la ignorancia de los trabajadores, para lo cual les hacen firmar documentos adicionales al contrato de prueba en el que señalan que ese período podrá extenderse un plazo más, por ejemplo, hasta tres meses. Este es el caso que un profesor de escuela reporta que le sucedió.

Al ser la disposición de la Ley Federal laboral clara y no dejar lugar a dudas, cualquier otro acuerdo al que lleguen patrón y trabajador para extender el período de prueba es ilegal y es violatorio de los derechos laborales del trabajador.

En el caso mencionado, el profesor fue despedido a los ocho meses de estar trabajando en la escuela. Al haber superado exitosamente el período de prueba y haber sido despedido, la escuela debe pagarle tres meses de salario más la parte proporcional de otras prestaciones según ha fallado el Tribunal Laboral.

Además, la Corte Suprema de Dubái ha establecido que tratándose de un trabajador extranjero, tras el despido tiene derecho a exigir del patrón el pago del boleto de avión de regreso a su país, siempre que no se contrate en otro empleo.

En México la situación varía según el tipo de contrato. Así, en los contratos por tiempo indeterminado o con una duración mayor a seis meses, se podrá incluir un periodo a prueba, que no podrá exceder de 30 días en el caso de un trabajador y 180 días en el caso de trabajadores de confianza, es decir, aquellos que vayan a ocupar un cargo que ejerza funciones de dirección o administración.

Este periodo deberá establecerse con el único fin de verificar que el trabajador cumple con los requisitos y conocimientos necesarios para desarrollar el trabajo que se solicita.

Tratándose de contratos de capacitación inicial se podrá contratar a la persona por un periodo de tiempo determinado de tiempo para que adquiera los conocimientos o habilidades necesarios para la actividad para la que vaya a ser contratado. En el caso de un trabajador este periodo podrá ser hasta de tres meses y para un trabajador de confianza el periodo podrá ser de hasta seis meses.

Tanto en el contrato a prueba como en el de capacitación inicial, el trabajador deberá percibir un salario, la garantía de la seguridad social y las prestaciones de la categoría o puesto que desempeñe.

Al término de los periodos de prueba o capacitación inicial, si a juicio del patrón el trabajador no acredita contar con los conocimientos y requisitos necesarios para el puesto o haberlos adquirido durante el periodo de capacitación, se dará por terminada la relación de trabajo, sin responsabilidad para éste, es decir, se podría considerar un despido justificado sin derecho a indemnización.

Más información gulfnews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net