Puño

 

El caso ocurrido en Australia es, sin duda, uno muy trágico, y sirve para analizar otro tipo de violencia doméstica y cómo se maneja este tipo de situaciones en otro sistema jurídico.

Se trata del caso de una niña de 14 años que el domingo fue apuñalada por su padre, quien horas después falleció. Los hechos ocurrieron en el barrio residencial de Chastwood en Sídney.

La situación no es tan sencilla como parece pues respecto de la adolescente el tribunal había impuesto el 3 de julio una orden de presunta violencia doméstica, ADVO, apprehended domestic violence order, para proteger a sus padres.

Esta orden impuesta prohibía o restringía el comportamiento de la adolescente respecto de su madre y de su ahora fallecido padre de 52 años, aunque en ella no se presentaron cargos sobre incidentes de violencia doméstica ni se ordenó la separación de la familia.

El miércoles de la semana pasada, sin embargo, se presentó denuncia en contra de la niña por lesiones y por daños en propiedad tras haber agredido a su madre y haberle ocasionado una lesión en la cabeza que requirió de sutura. La jovencita se declaró culpable a ambos cargos el viernes de la semanada pasada en el tribunal de menores de Surry Hills en Sídney.

Durante ese proceso ante el tribunal, la policía pidió que la niña fuera separada de sus padres presentando como evidencia de una situación de riesgo los hechos y la existencia de la ADVO. Sin embargo, el juzgador concluyó que era en el mejor interés de la menor permanecer en su hogar, pese al riesgo que representaba.

El domingo por la mañana la policía recibió un llamado de auxilio por una gresca ocurrida en la casa de esta familia. Al llegar encontraron a la niña en el suelo con múltiples heridas de arma punzocortante en el cuello. Poco tiempo después, encontraron el cadáver del padre, a unos 100 metros de la propiedad. La niña fue trasladada al hospital donde se recupera de sus heridas.

Se desconoce hasta el momento lo ocurrido con exactitud y probablemente poco más se sabrá debido a que por la edad de la adolescente su identidad es confidencial y el proceso es cerrado. Sin embargo, se trata de un caso que nos pone de manifiesto que la violencia filio-parental existe, que cuando se reporta es una situación que también debe ser cercanamente vigilada porque se trata de relaciones tan deterioradas que escalan hasta este punto de violencia. Así, muchas veces permanecer bajo un mismo techo, sean parejas o familiares, no es en el mejor interés de ninguno.

Más información smh.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net