Jaguar

 

El capítulo argentino de la agrupación ambientalista Greenpeace presentó ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación un amparo en nombre y representación de los jaguares o yaguaretés, como son llamados en ese país, para que se les considere como personas no humanas.

En Argentina ya se han presentado casos para garantizar derecho a personas no humanas como la orangután Sandra y chimpancés que vivían en los zoológicos de Mendoza y la Ciudad de Buenos Aires. A diferencia de esos casos en los que se buscó una protección en lo individual, en este caso es la primera vez en la historia jurídica de ese país que se propone como actor de la causa a una especie.

En este caso la acción de amparo se hace en nombre y representación de la totalidad de la especie yaguareté que habita la ecorregión del Gran Chaco argentino.

En la demanda se expone que el 80% de la deforestación de todo el país se concentra en cuatro provincias del norte que conforman la ecorregión del Gran Chaco argentino: Santiago del Estero, Salta, Chaco y Formosa, donde se encuentra parte del hábitat del yaguareté. Todas esas provincias están siendo demandadas por estos yaguaretés.

La población estimada para toda la Argentina rondaría los 250 yaguaretés: aproximadamente 160 en la Selva de Yungas, alrededor de 80 en la Selva Paranaense, y en la región del Gran Chaco, quedan menos de 20.

La población chaqueña se encuentra aislada de las otras dos presentes en la Argentina y se ha producido una importante disminución poblacional en los últimos diez años, desapareciendo la especie de zonas en las que había sido reportada. La demanda señala que la degradación, deforestación y fragmentación de los bosques a “gran escala” es la responsable de la baja población y que en pocos años podría dejar sin posibilidades de supervivencia a los yaguaretés que quedan en la región.

El principal argumento en la demanda es que no están cumpliendo con la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, conocida popularmente como la Ley de Bosques, al no haberse entregado los fondos para la protección de esa región, y se implemente un Plan de Manejo sobre el Yaguareté como lo dispone la Ley Nacional 25.463/01 que declara monumento natural a la panthera onca conocida como yaguareté, yaguar, tigre overo y onca pintada.

La demanda es contra las provincias de Chaco, Salta, Formosa y Santiago del Estero, el Estado Nacional y la Administración de Parques Nacionales (APN) entidad a la que le corresponde preservar la existencia y el hábitat del yaguareté.

En el reclamo se pide que se “permita que dicha especie pueda seguir existiendo, gozar de sus ecosistemas, manteniendo sus planes de vida, salud, bienestar, alimentación, libertad, reproducción y seguridad de los últimos menos de 20 ejemplares”.

“Como parte de la naturaleza, los yaguaretés tienen derechos. Se le reconocen derechos a las empresas, que son entes abstractos, ficciones, intangibles pero hasta ahora no reconoce derechos a la naturaleza y sus especies que son reales, vivos y tangibles”.

El amparo presentado incluye el pedido para que se garantice “deforestación cero” en los territorios donde vive la especie. Además, solicita que se prohíban la recategorización (autorización para desmontar en áreas protegidas por la ley) en las provincias demandadas y se anulen las que fueron otorgadas en Chaco y Salta.

Más información clarin.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net