Dedos con alianza matrimonial

 

La semana pasada se presentaron en Dinamarca las opiniones que una organización de apoyo a familias y abogados de lo familiar han hecho sobre una nueva disposición en materia de divorcio en vigor desde el pasado 1 de abril.

La disposición que arroja valoraciones negativas es la que permite a los niños tener durante tres meses dos direcciones registradas. Son los mismos tres meses que las reformas a la ley establecen como requisito a los cónyuges antes de obtener el divorcio para tener un periodo de reflexión.

El asunto del domicilio es importante porque la legislación danesa obliga a todos los habitantes a registrar un domicilio ante el Det Centrale Personregister, CPR, Registro Central de Personas.

Cuando los padres se divorcian e inician las confrontaciones por la custodia de los hijos menores de edad, los tribunales suelen resolver a favor de quien vive en el domicilio registrado del menor, lo que ponía una presión adicional para los padres para elegir un nuevo domicilio y resolver la custodia de los hijos. La nueva norma pretende evitar esta presión otorgando tres meses de calma antes de que se tomen las decisiones difíciles, pero conforme con una investigación realizada por la organización de apoyo a las familias Mødrehjælpen, la nueva regla no ha terminado con el mecanismo descrito por lo que los progenitores se niegan a salir del domicilio conyugal lo que pone a los niños es en medio del conflicto tres meses más.

“Las varias asesorías en relación con la residencia de los niños muestran que la norma, desafortunadamente, trabaja en contra de su objetivo. La intención fue empática. Se quería crear paz alrededor del niño en el frecuentemente turbulento periodo después de la ruptura. Pero lo que podemos ver es que la norma sólo ayuda a prolongar el conflicto de los progenitores. Y lo peor es que los niños quedan en medio”, declaró la subdirectora de Mødrehjælpen, Trine Schaldemose.

“El niño, en realidad, sólo puede tener un lugar de residencia. La norma de la residencia compartida, entonces, crea falsas esperanzas de que no es importante quién se quede con el niño o con quién se mude el niño”, explica la subdirectora. “Cuando la pareja se ha separado, pero no han llegado al acuerdo de dónde debe vivir el niño, no ayuda que el sistema imponga tres meses adicionales para encontrar una solución. Por el contrario, los progenitores necesitan ayuda del sistema lo más pronto posible, como asesoría y como de la posibilidad de una decisión para que los niños se tranquilicen”.

Además, señala que la regla a veces obliga a los progenitores a permanecer en el mismo domicilio porque en tanto no sepan cómo va a quedar su situación financiera o lo relacionado con la custodia, no pueden decidir sobre una nueva casa.

De la misma manera, la asociación de abogados familiares, Danske Familieadvokater, opina que la norma no está funcionando conforme con su objetivo. “Constantemente encontramos familias que están sufriendo debido a esta norma. No menos los niños que quedan forzados a vivir en el centro del conflicto por tres meses adicionales porque los progenitores no se atreven a mudarse”, declaró Anne Broksø, vocera de la asociación.

Por su parte, Camilla Fabricius, vocera de asuntos sociales del gobierno dijo que están preparados a escuchar a los padres sobre la reforma. “Este es un caso de normas completamente nuevas que deben ser evaluadas en algún momento. Cuando eso suceda involucraremos a Mødrehjælpen para saber si debe haber ajustes”.

Más información thelocal.dk/ moedrehjaelpen.dk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net