Mazo judicial

 

El miércoles de esta semana, la Suprema Corte de Nueva Jersey, Estados Unidos anunció, entre otras cosas, el retiro voluntario del juez James Troiano quien en 2018 decidió no procesar como adulto a un adolescente de 16 años acusado de violación, por “ser de buena familia”.

Se trata de un caso que se conoció ampliamente debido a la resolución de una Corte de Apelaciones que no solo revierte la decisión del juez Troiano sino que incluso lo amonesta por la decisión y por mostrar una tendencia hacia los procesados de ciertos ingresos económicos.

En el caso que involucró a dos menores de edad, ambos intoxicados, el juez, pese a que el joven filmó la violación y difundió ampliamente el video, negó que sus acciones fueran sofisticadas o predatorias. “Este joven viene de una buena familia que lo inscribió en un excelente colegio donde estaba haciéndolo extremadamente bien”, escribió el juez en su decisión. “Claramente es candidato no solo para la universidad sino probablemente para una buena universidad. Sus puntos de entrada a la universidad fueron muy altos”.

Lo más lamentable del caso es que en materia de delitos sexuales, el juez Troiano no ha sido el único que ha mostrado tendencia hacia los perpetradores en el estado de Nueva Jersey. Así también está el caso de la juez Marcia Silva quien al revisar el proceso de abuso sexual de una niña de 12 años a manos de un joven de 16, negó que el acusado fuera tratado como adulto porque “además de perder la virginidad, el estado no reclamó que la víctima hubiera sufrido otras lesiones, físicas, mentales o emocionales”.

Otro caso tristemente famoso es el del juez John F. Russo que en un caso de violación preguntó a la víctima si cerró las piernas para evitar el ataque.

“Debido a la seriedad de las violaciones éticas en este caso, es apropiado que la Corte considere toda la gama de posibilidades de sanciones disciplinarias, incluida la destitución del cargo”, escribió el juez presidente de la Suprema Corte de Nueva Jersey, Stuart Rabner, respecto del juez Russo, quien actualmente enfrenta proceso sin destitución.

El juez Troiano, quien estaba retirado, pero que sirve tres veces a la semana como juez para suplir ausencias, no enfrentará este proceso de destitución porque anunció su renuncia según lo confirmó la Suprema Corte de Nueva Jersey. Así, el juez no pierde su pensión la que, según la Tesorería, es del 75 por ciento de su sueldo, lo que hace un total anual de 123,750 dólares estadunidenses.

Frente a esta situación, la Suprema Corte de Nueva Jersey anunció también que iniciará un programa de entrenamiento para jueces en materia de abuso sexual, violencia doméstica, parcialidad implícita y diversidad.

“Este programa también entrenará a los jueces en aptitudes de comunicación hábil que los ayudarán en la entrega de decisiones claras que estén fundamentadas en las leyes, en el respeto a las víctimas y que sean entendidas por el público mientras se protegen los derechos de los procesados”, declaró sobre el particular Glenn A. Grant, director administrativo de tribunales en Nueva Jersey.

Según este programa, dentro de los próximos 90 días, los tribunales cerrarán todo un día para que se pueda atender a una conferencia educativa que abarcará temas como agresión sexual. Además, se pretende desarrollar un programa de entrenamiento anual obligatorio para jueces y personal de los tribunales.

Es un tema sumamente importante porque según escalofriantes cifras de la organización Rape, Abuse and Incest National Network, del análisis de información del Departamento de Justicia de los Estados Unidos se desprende que en ese país de cada 1,000 agresiones sexuales, se reportan 230 a la policía, 9 se refieren a la fiscalía y sólo 5 de ellas llevan a una sentencia condenatoria para el agresor.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net