Planta de marihuana

 

El viernes de la semana pasada un juez de instrucción en Francia estableció que Kobili Traore de 27 años no tiene capacidad para enfrentar un proceso por el homicidio de su vecina Sarah Halimi, de 65 años, porque estaba bajo los efectos de la marihuana.

El homicidio ocurrió en 2017 cuando Traore, un inmigrante de Mali y de religión musulmana, golpeó durante varias horas a su vecina Sarah Halimi, de religión judía, para después arrojarla desde su departamento en el tercer piso de un edificio en París, mientras gritaba a Alá y llamaba demonio a Sarah Halimi.

Inicialmente la policía francesa no quiso calificar el crimen como uno de odio por razón de raza o religión, sin embargo, debido a la presión de varios grupos creados en ese país europeo en contra del antisemitismo, el delito fue recalificado seis meses después.

Traore aceptó fumar unos 15 porros de marihuana al día y se declaró culpable del homicidio.

Kobili Traore fue sometido a tres evaluaciones psicológicas realizadas en diferentes momentos y en las tres se concluyó que pese a su fuerte adicción a las drogas no sufre de enfermedad mental. Sin embargo, las evaluaciones difieren respecto de su capacidad mental al momento de la comisión del delito.

Así, en 2017 el doctor Daniel Zagury concluyó que, aunque el juicio de Traore pudo haberse deteriorado, no carecía por completo de control. Al año siguiente, otros dos médicos, Meyer-Buisan y Rouillon Bensussan declararon que el defendido pudo no haber estado en pleno conocimiento de los efectos potencialmente engañosos del cannabis.

Finalmente, un panel de especialistas concluyó que Kobili Traore no estaba en control de sus actos durante el homicidio.

Tomando en consideración este fallo, el juez de instrucción concluyó que hay “razones plausibles” para creer que el discernimiento de Traore fue abolido "en el momento del incidente y él no estaba en control de sus facultades”.

Las alternativas que el juez plasmó en su decisión respecto de Traore es el internamiento en una institución psiquiátrica, un programa de rehabilitación de adicciones o su liberación.

Francis Khalifat, presidente del Consejo Representativo de Instituciones Judías en Francia, declaró que la decisión del juez “no es sorpresiva, aunque difícilmente justificable”.

Manifestando el enojo por la decisión, Khalifat escribió lo siguiente en un artículo de opinión: “¿Cuál es esta nueva regla que hace que un asesino, que es controlado voluntariamente por drogas, no sea apto para el juicio, mientras condena con mayor severidad a un motorista que ha ocasionado un accidente bajo la influencia de la misma droga?".

Francis Khalifat declaró que su organización y otras planean presentar una apelación para que Traore enfrente un proceso y se haga responsable de sus actos.

Más información timesofisrael.com/ metro.co.uk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net