Mujer con documento

 

El Ministerio del Empleo de Corea del Sur ha recordado a patrones y reclutadores el inicio de la vigencia este miércoles de nuevas disposiciones que prohíben solicitar a quienes buscan empleo información personal más allá de lo necesario para el trabajo.

La norma reformada en la ley prohíbe, bajo pena de imposición de multas, pedir al solicitante del empleo o trabajo información que no sea relevante para ocupar el puesto o que tienda a interferir en el proceso de selección creando ventajas (o desventajas) injustas.

Así, salvo que sea relevante para el puesto de trabajo, queda prohibido a partir de hoy preguntar a los solicitantes su peso, estatura, lugar de nacimiento, estado civil y relación de bienes. Incumplir esta disposición lleva una multa de 5 millones de wons, equivalentes a unos 4,200 dólares estadunidenses.

Tampoco esta permitido obtener información respecto de los familiares del solicitante como su nivel de educación y ocupación.

La nueva disposición, además, prohíbe prácticas corruptas como forzar una contratación o el intercambio de dinero, regalos o servicios dentro del proceso de contratación. En este caso tales conductas se sancionan con multas de hasta 30 millones de wons, unos 25,500 dólares estadunidenses.

Respecto de esta última previsión, los legisladores de Corea del Sur buscan evitar actos de corrupción también entre particulares. Las prácticas corruptas en el sector público de ese país han dado pie a numerosos escándalos, unos muy graves como el hundimiento del ferry Sewol en el que fallecieron casi 300 personas, en su mayoría estudiantes, lo que llevó a la redacción de una estricta ley anticorrupción en 2015 que sanciona a los funcionarios públicos y sus cónyuges, a periodistas y a maestros que reciban regalos o sobornos superiores al millón de wons.

Esta nueva disposición entra en vigor un día después de que lo hizo la reforma que regula el mobbing o acoso laboral, definido en la ley surcoreana como cualquier acto tendiente a ocasionar sufrimiento físico o mental o al deterioro del entorno laboral por parte de los empleadores o trabajadores que utilizan su estatus o poder para comportarse fuera del alcance de las normas de trabajo.

Un caso muy famoso de acoso laboral fue el que en 2014 protagonizó Heather Cho, hija del propietario de Korean Air, mientras viajaba como vicepresidente de la empresa. Estando el avión en circulación por la pista de un aeropuerto de Nueva York, hizo que la aeronave regresara a la puerta de embarque exigiendo que la sobrecargo que estaba en entrenamiento, Kim Do-hee, se bajara del avión porque había servido en primera clase las nueces de macadamia en bolsita y no en un plato como lo indica la norma de calidad en el servicio de la empresa.

En México, el mobbing no está regulado como tal en la ley laboral, pero se trata de una conducta sancionada por afectar los derechos humanos de quienes sufren acoso laboral. El primer caso que revisó la Suprema Corte sobre el tema se presentó en 2014 y fue respecto de un amparo promovido por una trabajadora de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de Toluca, Estado de México.

El amparo se negó porque la demandante no sustentó bien su caso al no haber demostrado que la conducta de acoso fue sistematizada y no se trató de un caso particular, sin llegar a diferenciar entre el acoso laboral y las exigencias inherentes al empleo.

Más información koreaherald.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net